23 de marzo: miércoles Santos

Marzo 16, 2016 - 12:00 a.m. Por: Carlos Mejía Gómez

1. Miércoles santo. El 23 de marzo será miércoles santo. Ese día no se firmará la paz con las Farc. Varias razones. Una. El país estará muy piadoso porque Cristo, el ministro, dice que sería una irreverencia cualquier celebración en vísperas de la pasión y muerte de Jesús. Son días Santos. Dos. Da igual un día que otro para el gobierno. Dicen las Farc que será mejor diciembre. ¿Acaso hemos olvidado que ya hace un tiempo se había acordado otro diciembre como fecha límite? Da igual un año que otro. Tres. “Lo importante es que se trate de un buen acuerdo”. Llevamos tres años y, al parecer, no hemos podido identificar lo que significa la expresión “buen acuerdo”. El problema consiste en determinar lo que es “bueno” para cada una de las partes y, sobre todo, lo que es bueno para el país. Falta poco, se dice. ¿Será? Cese del fuego bilateral y definitivo. Dejación o entrega de armas. Solución a las 40 salvedades de lo acordado hasta hoy. Concretar la participación en política de las Farc. Determinar zonas de concentración. Concreción definitiva del Tribunal de Paz, su designación y todas sus funciones. Implementación legal y constitucional de lo firmado. Difusión completa de lo acordado. Refrendación de los acuerdos: plebiscito o, incluso, decisión presidencial autónoma.Todos queremos la paz. Sin embargo, hay aún mucha incertidumbre. Si no hay nada concreto en marzo de Semana Santa cuando muere Cristo tal vez haya algo más revelador en diciembre, cuando nace Cristo. La Ministra de Relaciones dice algo genial: “El 23 de marzo habrá algo”.2. ¿Y en política? La incertidumbre no termina en el tema de paz. En 2017 inicia la campaña presidencial del 2018. Pero en este año comienzan a perfilarse los precandidatos. Los liberales dicen tener compromiso con el Presidente y con la Unidad Nacional sólo hasta el 08 de agosto de 2018. Tienen vocación de poder y postularán candidato propio. No producen aún mucha emoción patriótica Galán, Cristo, Velasco, Pardo. ¿O de la Calle? Cambio Radical tiene claro a Vargas Lleras, un nombre que mueve opinión y tiene funcionarios electos y designados. Empero, ¿no comentan de una alianza en su contra entre liberales, la U, y aún algunos conservadores? ¿Y cuál es la verdad acerca de su salud ya que hablan de radioterapia, quimioterapia e incertidumbres más? Es claro que en un año debe tener todo muy definido: su salud, las obras en vivienda, en infraestructura, su voto o su veto presidencial, sus eventuales alianzas con otros movimientos. Se habla de un Fajardo suelto pero con contactos diversos. El conservatismo, ¿cómo pinta?, ¿otra vez Martha Lucía?, ¿el Minhacienda Cárdenas?, ¿alianzas como “la fuerza que decide”?: crudos muy crudos. ¿Qué decir de la U?: A, E, I, O U. Y sigue el Polo. Hablan otra vez de Clara López pero con el senador Robledo en contravía. Pocón pocón. Y el tal progresismo de Petro no creo que tenga aliento luego del suicidio en la Alcaldía donde probó ser muy bueno para hacerse oposición a sí mismo. Y el Centro Democrático. Sin Óscar Iván, ¿quién ha de ser, quién ha de ser, Dios mío?: ¿Ordóñez, el procurador? ¿O nuevas imprevisibles alianzas? Y una carta complicada: Santos y el gobierno... Tenemos más de un año para especular pues lo único claro es que ganará el que más votos obtenga en una segunda vuelta.

VER COMENTARIOS
Columnistas