Todo pasa

Todo pasa

Enero 17, 2016 - 12:00 a.m. Por: Carlos Lleras de la Fuente

Hago un breve regreso para señalar que durante el tiempo que he dedicado a los libros de reciente aparición, saqué un par de fines de semana pero leer ávidamente las mil y tantas páginas de ‘El Umbral de la eternidad’, de Ken Follet, que pone fin a una trilogía magnífica. Aun cuando corresponde este volumen al mundo contemporáneo, sus personajes (los reales y los inventados) son magníficos y sus actuaciones (reales o inventadas) nos dan una perspectiva nueva y muy completa de tema tales como la crisis de Cuba, la muerte de Kennedy y cuan lamentable era Bob, su hermano, cómo funciona en realidad el gobierno americano, cómo se llegó al ‘muro de Berlín’, y todo ello a través de familias norteamericanas y rusas y de inmigrantes. Creo que para quienes leyeron los dos primeros volúmenes los comentarios sobran y, para quienes no lo hicieron, es una invitación a que lo hagan.Comencemos, pues, esta larga disertación sobre libros leídos recientemente, como una invitación a los colombianos de mediana o gran cultura -para que le dediquen más tiempo a este placer inigualable, que les queda para gozar de la edad avanzada y que exige a mi modo de ver, tener en las manos un libro de papel, cosido, empastado, que nos haga voltear página tras página, nos deje subrayar con facilidad e, inclusive, corregir las pésimas traducciones que nos llegan de España.Dejo para el final y de aposta, el libro que más me emocionó en estos últimos meses, advirtiendo que no me ocurrió lo que las finas lenguas bogotanas adjudicaban al general Gustavo Rojas Pinilla, como por ejemplo la historia de cuando algún ministro le narraban la historia del descubrimiento de América y paró en un momento, otro ministro, él lagarto, comentó que afortunadamente Colón había llegado en buen estado a América; concluían los graciosos que en ese momento el general dio un golpe en la mesa y exclamó: “Se tiraron el cuento”.Bien, no es que yo desconozca las difíciles relaciones de Stalin y Trotsky pero no sabía nada de la vida de él y su familia después de que ese horrendo criminal que por tantos años gobernó a la URSS lo deportó a Turquía y continuó persiguiéndolo por el mundo entero hasta que lo asesinó en México por mano de un comunista bien preparado cuidadosamente durante esos 10 o más años.(Se tiró el cuento, diría algún nuevo rico o un viejo rico y poco ilustrado).Lean estas 700 páginas y verán que en algunos momentos el lector está confiado en que fallará el atentado, o que el asesino se arrepentirá, o en cualquiera otra hipótesis que no podría darse a menos de que Colón no hubiera, descubierto América. Basta, como invitación a leer esta magnífica obra escrita por el cubano Leonardo Padura, que ha sido premiado en varias ocasiones, entre otros motivos, por la creación del detective Mario Conde que protagoniza varios de sus libros.Breve edición. La autobiografía de Miguel Triana S.J. es una pequeña joya de quien se dedicó a hacer el bien y a ayudar a su iglesia con entusiasmo y mística; su lectura me llenó de alegría.Una adición de última hora dejó sin valor las varias ocasiones en las cuales comienzo un párrafo con las palabras “para terminar”, pero la lectura del libro que comento me pareció obligante en este año, por ello resolví iniciar la lectura de ‘La guerra no tiene rostro de mujer’ de Svetlana Alexiévich, Premio Novel 2015.Creo que por primera vez se exalta a la mujer como coprotagonista de los enfrentamientos bélicos y de sus consecuencias, poniendo de presente la injusticia que por miles de años se ha cometido contra tantas mujeres valerosas, heroínas de todos los ejércitos de la historia y especialmente de la Segunda Guerra Mundial.Cómo dice la contracarátula el libro no es “un relato de la guerra ni de los combates” sino “la historia de hombres y mujeres en guerra”.Me ha sorprendido que los críticos y comentaristas se hayan brincado olímpicamente el libro que contiene o enuncia el pensamiento profundo de la autora, que se refleja en sus demás escritos. Ojalá alguno me dé una adecuada información.

VER COMENTARIOS
Columnistas