Servicio aéreo en Colombia

Abril 26, 2015 - 12:00 a.m. Por: Carlos Lleras de la Fuente

Entre otros oscuros secretos que los gobiernos nos esconden hay uno que descubrí de milagro.En efecto, estoy afiliado desde hace años a la Asociación Internacional de Pasajeros de Aerolíneas (Iapa), a no confundir con la Iata que es la Asociación Internacional de Transporte Aéreo.Pues bien, esta organización que tiene como función primordial defender los derechos de los pasajeros, ofrece a los afiliados un seguro de accidentes de aviones de línea y de transportes públicos y a mí me corresponden por muerte, lesiones u hospitalización diaria las sumas de US$1.250.000.oo, 1.250.000.oo y 400 por día, respectivamente, sumas que a mi nivel patrimonial son muy buenas.Inexplicablemente, nunca había leído completamente la cláusula respectiva pues la póliza sufre frecuentes cambios y, de pronto, descubro que hay cuatro países afilados a la Iata que están penalizados con una reducción del 50% de las sumas arriba citadas si la aerolínea tiene matrícula de la República Popular China, COLOMBIA, Nigeria y Ghana.¿Alguien nos ha contado eso? ¿Por qué no se hace público con bombos y platillos tan importante información? ¿Qué compañías tienen aviones matriculados en Colombia? (¿Satena, Aerorepública, Avianca?).Hace un tiempo comenté este asunto con un alto funcionario de Avianca (empresa que conocí en 1949 y que debería darme un premio por fidelidad) y me contestó que no le importaba ni sus pasajeros tenían problema alguno, lo cual parece indicar que ninguna de sus aeronaves está matriculada en este país, es decir, es de bandera colombiana; si no es el caso, me mintieron claramente pero sí lo es parcialmente, tiene la obligación de identificar las aeronaves penalizadas para no utilizar tales aviones, específicamente.¿Qué ocurriría si yo muero en un accidente aéreo y la aeronave está matriculada en Colombia? Nada menos que mi esposa y mis herederos sólo recibirían la mitad de la suma ofrecida.Este mismo reclamo lo hago a las demás empresas que ‘vuelan’ en Colombia y confío en obtener los datos prontamente; por cierto que he llamado innumerables veces al Director de la Aeronáutica Civil, hijo de quien fuera íntimo amigo y colaborador de Santo Domingo y quien, o no va a trabajar (su secretaria tampoco) o no quiere hablar con nadie. He de aclarar que las señoritas del conmutador son muy amables y lo ‘conectan’ a un teléfono que nadie contesta.Yo espero que el funcionario, que es de Cali (Lenis) y puede y debe leer El País, me dé rápidamente una adecuada respuesta para evitarme el desgaste de la Procuraduría o la de encontrar algún vacío penal en su conducta, donde creo que sí existe.Por supuesto y por algo tan serio, confío en que este periódico tome una posición respecto de los consumidores y de la protección que se les debe.***Para quienes leyeron mi escrito del 12 de abril y como prueba de lo que como Constituyente pienso respecto de los daños que la reelección y el gobierno han hecho a la Constitución, que lo han hecho también los magistrados que no completan sus periodos, ví en la prensa que en 2017 terminará el periodo de cinco magistrados de la Corte Constitucional lo que prueba cómo entre el sector privado y el público han hecho a la Constitución.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad