Peculiaridades muy colombianas

Mayo 01, 2016 - 12:00 a.m. Por: Carlos Lleras de la Fuente

He recopilado algunos ejemplos de las cosas que pasan en Colombia y que, puestas juntas, dejan un mal sabor. Veamos:1. El alcalde Peñalosa mantiene el pico y placa para los automóviles particulares el cual no se aplica a las decenas de vehículos de congresistas ni a los mafiosos que han comprado al Congreso los carros blindados.Ahora piensa el Alcalde poner pico y placa a 30.000 taxis con lo cual culminará su lucha para eliminar a viejos y ancianos, con el fin de arreglar de una vez el problema de la carencia de hospitales. ¿A quién se le ocurre esta barbaridad?2. El Congreso ‘blinda’ a mafiosos, bacrim y guerrilleros logrando que los carros blindados que conservan su registro del Congreso, sean entregados por un tal Nazareno a compradores (?) que los usan para seguir gozando de total impunidad.Está claro que los carros blindados no se pueden vender sin permiso de la Policía, que lleva los registros de aquellos que se han aprobado. ¿Cuántos años llevamos blindando a quienes se encuentran fuera de la ley y que tranquilos en sus carros de alto blindaje pueden cometer todas las tropelías, asesinar seres humanos, distribuir droga, etc…? ¿Por qué no han crucificado a Nazareno si han transcurrido tantos días desde el Viernes Santo y, desde cuándo se descubrió el escandaloso negocio? ¿El Procurador tan acucioso y el Fiscal parlanchín, lo mismo que el Contralor, no han promovido las acciones legales necesarias para llevar a la cárcel a congresistas negligentes o criminales, a secretarios y otros empleados de las cámaras y a todos los nazarenos que se han enriquecido? ¿Los alcaldes y la Fuerza Pública han sido notificados de las placas de los vehículos que deben confiscar?¡Nada! Nada se ha hecho como escribió el padre Brigard, párroco del Chico, ¡solucionen algo!3. En un exceso de masoquismo revisé por segunda vez la Historia del Partido Conservador, escrita por mi amigo Julio Barón Ortega, godo emérito, diplomático y… ¡mentiroso! Son dos gruesos volúmenes, uno con la lista de todos los godos que gozan de las huríes del profeta o de la visión de Dios, y otro con la de todos los liberales que están en los infiernos por enemigos de la Iglesia Católica, de Laureano Gómez, de Caro y Marroquín y de otros ‘próceres’ de la patria.Espero que el libro, que Julio debió repartir gratuitamente a derecha e izquierda, no sólo se haya agotado, sino que haya ido a parar a la caneca, que es el lugar que le corresponde.Advertencia: No enviar a la Red de Bibliotecas porque puede caer en manos de menores inocentes.4. Había Procurador.Algún amigo buscó referencias a mi padre en la Internet y lo primero que salió fue un buen retrato con una leyenda clara y después, una frase mentirosa y canalla.En efecto algún ignorante y bellaco agregó: “Lleras es el único presidente que ha sido sancionado disciplinariamente”.El mundo y este país están llenos de hijos de mala madre: en efecto, Lleras no fue sancionado por el procurador Aramburo, sino que este le reprochó haber hablado de política partidista y amenazó con renunciar si esto volvía a ocurrir. Lleras pidió excusas y ofreció no volver a incurrir en esta conducta; a la vez, elogio la prontitud y elegancia del Procurador.¿Qué tal que ahora se ‘sancionara’ a los presidentes que hacen política? Santos estaría en la cárcel y arruinado por pago de multas.¡Qué bueno era cuando había Procurador!5. Nombramiento del FiscalEl Presidente que parece un prestidigitador logró que decena de inocentones se postularan para Fiscal y luego los desapareció en un acto propio del mago Lorgia; del embeleco sacó entonces tres conejos (perdón, candidatos) que había embutido de antemano en el sombrero: una mujer, que no será elegida; un buen, brillante y honesto abogado como Reyes Alvarado y un ilustrado y hábil abogado, el factotum de Vargas Lleras. ¿Quién creen que quedará?Yo sólo recuerdo y así lo escribí, que Vargas llegó al lanzamiento del Billete con Martínez y, por lo menos, el primero venía de Palacio.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad