Otras elecciones

Junio 29, 2014 - 12:00 a.m. Por: Carlos Lleras de la Fuente

Para completar mi artículo de la semana pasada, me traslado a 1970 cuando tuvieron lugar las elecciones Pastrana versus Rojas Pinilla, sobre estas se han escrito falsedades a porrillo, especialmente por la izquierda extrema y por la guerrillera.Yo estuve en el Palacio de San Carlos toda la noche y mi padre, además de tomar las medidas necesarias para controlar el orden público se instaló con nosotros en la Casa Privada a recibir las noticias electorales; nada de conspiración ni de órdenes para violentar los resultados y mienten quienes afirman lo contrario. De hecho, si hubiera tomado medidas para garantizar la elección de Pastrana, no se hubiera sumido en la profunda y creciente depresión que lo afectó hasta media noche cuando se retiró a su alcoba.Pastrana era el último presidente del Frente Nacional y había sido Ministro de mi padre y su Embajador en Estados Unidos. Era reconocido como conservador moderado y persona culta que había estado vinculada a gobiernos anteriores.Rojas Pinilla por el contrario pese a haber puesto fin al gobierno de Gómez-Urdaneta que propició los incendios del 6 de septiembre de 1952 y nos forzó a buscar asilo en México, se había tornado en un dictador odioso, cambio del que yo siempre culpé a su yerno Moreno Díaz y a María Eugenia, su hija.Rojas había sido juzgado y condenado por el Senado de la República, con pérdida de sus derechos políticos, pero luego había sido restituido en ellos. De ser de extrema derecha pasó a la izquierda y por eso, dice el M-19, se creó la guerrilla que habría de generar violencia adicional a la de otros movimientos que, afortunadamente y por lo menos hasta 1970, se mantuvieron controlados por el gobierno. ¡Una guerrilla de izquierda que nace para acompañar a un dictador de derecha! Válgame Dios.El Presidente que sí gobernaba además de ser Jefe de Estado enfrentó la crisis y la llevó hasta un final feliz cuando -como era del caso- se posesionó Misael Pastrana y Rojas aceptó su derrota: Su partido, la Anapo, fue desapareciendo con el tiempo y se redujo a sus nietos. Moreno Rojas, procesados hoy.Como el país recuerda (y sólo recuerda actos de poder) “la noche del reloj” fue exitosa y el país se calmó. El Nuncio Apostólico intervino en las conversaciones mientras que el Ministro de Gobierno, no hizo sino empeorar la situación.Llegamos así, rápidamente a la actual elección en segunda vuelta con J.M. Santos de triunfador por su auto calificación de candidato de la paz.Sálvese quien pueda y los religiosos, si así ocurriré, recen a Jesucristo, Ala y Jehová para que haga un mejor gobierno.Y hablando ya trasnochadamente de las elecciones, pienso que los resultados fueron como lo habíamos imaginado, salvo en cuanto al triunfo de Zuluaga de quien he dicho que es, ha sido y sigue siendo una persona honesta, inteligente y capaz que, sin duda, habría moderado -como lo hizo- ciertos puntos de su discurso relacionados con los diálogos de paz los que han recibido, a favor de Santos, el abierto apoyo de la gran prensa, de la W y del cuñado del Presidente que se concretan en una simpática edición del libro Alas para la paz respecto del cual aún cuando aparece impreso en marzo pienso yo que lo tuvieron escondido o que realmente fue impreso después de la primera vuelta.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad