Música en el bisiesto

Diciembre 06, 2015 - 12:00 a.m. Por: Carlos Lleras de la Fuente

Desde cuando yo era niño se conocía otra frase lapidaria de la misma escuela de aquella del terremoto que destruiría a Santa Fe: año bisiesto, Pascua Marcial, año fatal.Hace una semana descubrí que 2016 reúne ambos requisitos para ser fatal y he meditado si se refiere a las negociaciones de La Habana, a los problemas con los hampones que manejan Venezuela, a la candidatura presidencial de Benedetti o a dificultades en el panorama internacional que no excluyen, en caso alguno, los de Colombia.Sin embargo hay un tema cultural que, pareciere, se escapa de esta eterna profecía y es el de la música. En efecto, además de las crecientes actividades culturales de los departamentos (Plan Batuta, Sinfónica de Eafit, Filarmónica de Cali, música religiosa en Tunja y Villa de Leyva, Festival de Popayán, etc…) se nos presentará, en primer término, el Festival de Cartagena (8 a 16 de enero) y el fabuloso programa del teatro Santo Domingo para todo 2016.El primero, que lleva como título Hacia Tierra Firme –continuación de Mare Nostrum en 2015- tiene una programación atractiva preparada por el director artístico Antonio Miscena. Además, y con el mismo nombre, tendremos la obra hermosa de Olga de Amaral que estará en Cartagena la misma semana. Sobre este evento escribe el periodista Eduardo Arias… “una obra de Olga de Amaral es más que pertinente para que sirva de imagen de la décima edición del Cartagena Festival Internacional de Música… En los materiales y colores, así como en el juego de luces y sombras, está presente la simbología sagrada pero también la profana del mito de El Dorado, lo que atrajo a los conquistadores y que provocó cambios tan drásticos y profundos en el llamado Nuevo Mundo”.El musicólogo Diego Fischerman dice: “Cartagena de Indias fue, hace apenas un año, el espejo del Mediterráneo (Mare Nostrum). Hoy es el de otro viaje, a través del océano que oculta un continente hundido. Es la travesía hacia tierra firme. Hacia un nuevo mundo y hacia, al menos, dos horizontes”. Veamos ahora la programación del Teatro Mayor ‘Julio Mario Santodomingo’ para 2016. Ramiro Osorio, el inmejorable Director General del Teatro por seis años nos informa que habrá “dos títulos de opera… en esta ocasión Tristan e Isolda (de Wagner) y Salomé de Richard Strauss” producción esta última del Teatro Mayor con la Orquesta Filarmónica de Bogotá, que mejora día a día; el país invitado es Alemania y Tristan e Isolda será interpretada por la Orquesta Filarmónica del Estado de Hamburgo. Memorable programa, otras orquestas magnificas nos visitarán: la Filarmónica de Viena, la Orquesta de Cámara de Basilea, la Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela y la Juvenil de Caracas, la Filarmónica de Israel y la Academia Filarmónica de Medellín, así mismo contaremos con la Sinfónica Juvenil Batuta de Bogotá.La música antigua figura, fundamentalmente, con ese gran conjunto La Grande Chapelle y los grandes solistas serán la guitarrista colombiana Irene Gómez, la Orquesta de Música de Cámara de Jerusalén, Manuel Obregón el pianista centroamericano, Luisa Morales al clavecín con el grupo de danzas y castañuelas en un homenaje a Enrique Granados de quien este año se conmemora su trágica muerte por cuenta de la Primera Guerra Mundial, el cuarteto Zemlinsky de la República Checa, el Quiroga de España y el Penderecki de Canadá. Me haría interminable si entrara a fondo al repertorio de tantos artistas y no he tenido posibilidad de espacio para hablar de músicos colombianos pero no hay que asustarse: estamos haciendo un rápido recuento de 12 meses de actividad musical.Si a todo lo anterior agregamos la presentación que hace Cine Colombia de la temporada de ópera del Metropolitan y de variadas compañías de ballet, debemos concluir que primero, el bisiesto no puede afectar esta catarata cultural; segundo, que tenemos un año para gozar de ella y, parte importante, que la boletería tiene precios al alcance de un gran público que encabezan los estudiantes.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad