¿Música clásica o culta?

Junio 05, 2016 - 12:00 a.m. Por: Carlos Lleras de la Fuente

La música no guachafitosa ni populachera lleva el nombre del género: bolero, porro, vallenato, rock and roll u otros, por cierto muy numerosos.La música que no está en ninguna de tales categorías y que no es objeto de parrandas, ni festivales populares, ni otros regocijos, pasó a llamarse ‘clásica’. Que no tiene sino excepcionales influencias populares como las rapsodias húngaras de Liszt o las ‘danzas húngaras’ de Brahms, o las polonesas de Chopin.Vemos pues que enfrentamos dos categorías, ambas muy válidas: popular y clásica. Pero resulta que ‘popular’ sí reúne todos esos géneros generalmente bailables mientras que la ‘clásica’ solo se refiere a un periodo relativamente corto que va de fines del Siglo XVIII y principios de XIX. Para mí, el período barroco comienza en 1452, toma de Granada por los Reyes Católicos, y termina en 1750, muerte de J. S. Bach. En este último año comienza el clasicismo o sea Haydn, Mozart y Beethoven de modo que no podemos hablar de la ‘música clásica’ de Schumann, Chopin o Wagner quienes son claramente románticos. Nos despista Beethoven con su exitosa, variada y monumental obra que muchos clasifican como romántica, pero no los académicos que la conservan como clásica.Por supuesto que siendo clásico también, Mozart dejó durante su corta vida una obra gigantesca: 42 sinfónicas, 34 conciertos para piano, conciertos para instrumentos de viento, cuartetos, tríos, misas, ya no recuerdo cuántas más. No podemos negar que mucha de esta música si bien no clasifica como romántica, lo es.La obra del tercer clásico, Haydn, no se queda atrás: 102 sinfonías, 8 óperas, conciertos para piano y cello, más de 600 pequeñas y cansonas cancioncillas, misas bellísimas, oratorios, etc… Es el más clásico de las clásicos y solo presenta ocasionales deslices calificables de románticos.Cuando yo hablo de música, tomo como fuente exclusivamente mis discos, y para poder hacerlo he reunido la obra completa de Mozart, el 90% de la de Haydn y casi en su totalidad la de Beethoven.He pensado y sentido siempre que todos los músicos son románticos, en cualquier época en que hayan vivido y todos le han puesto a la música de cualquier género alma y sentimientos. Recuerdo una enconada discusión con mi profesor de literatura en el Liceo Franco Mexicano de ese país, en donde vivíamos en la categoría que hoy denominarían desplazados políticos: sostenía él que Beethoven era clásico y yo, a mis 15 años y enamorado, sostenía que romántico. Pues solo un músico romántico podría haber compuesto las sonatas para piano, los conciertos para el mismo instrumentos, etc…La ‘confrontación’ quedó en tablas pero el premio que recibí al terminar el año 1953 fue una linda edición de historia de la música. Tal vez el equivocado no era yo.Pese a lo anterior, Beethoven es el puente entre el clasicismo y el romanticismo que surge con enorme fuerza en Alemania y Austria, principalmente con Schubert, Schumann, Liszt, Brahms y tantos otros entre los cuales no podemos excluir a Wagner, un eminente romántico.Entonces, ¿cómo se llama esta música escrita generalmente para oír, no bailar? Ya que clásica no es, romántica y tampoco lo es la impresionista, ¿cómo la calificaríamos? La gran emisora de esta música en Bogotá, la HJUT, habla de ‘emisora culta’ y por ende la música sería ‘culta’, pero es un apelativo que comprende más de lo que realmente es.Entonces, ¿Clásica? ¿Culta? ¿No bailable (no es totalmente cierto)? ¡No! Pienso que debería llamarse Música y todo lo demás ‘Folclor’, siendo ambos géneros cultos y válidos.¿Si no es así? ¿Quien sugiere algo sensato?En los últimos años, posteriores a la caída del Muro de Berlín, han surgido nuevos y numerosos compositores que poco conocíamos por estas tierras. Casi todos de la época barroca, es decir anteriores a la muerte Bach, y ellos han ganado un enorme espacio en las emisoras del mundo entero, tal como puedo comprobarlo entrando a muchas de ellas por la internet. Los más fáciles de bautizar y definir son los barrocos; esperamos sugerencias para todo lo demás.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad