Los refritos

Abril 01, 2012 - 12:00 a.m. Por: Carlos Lleras de la Fuente

No son sólo los profesores los que están, en general, mal preparados para ejercer su noble profesión; los periodistas están peor.En efecto, si al hecho de que salen del colegio sabiendo poco y de que algunos son ‘comunicadores sociales’ y tampoco sirven, tenemos que agregar que no leen ni investigan.Por cierto que los periódicos deberían (¿en Andiarios?) hacer una lista de lecturas obligatorias para sus reporteros con el fin de que no escriban boberías y de que puedan analizar una noticia.He escogido, de los últimos días, algunos refritos, expresión maravillosamente descriptiva de una noticia que reaparece -una o varias veces- igual o distorsionada por el paso de los años.El primero que encuentro, sobre el cual poco se ha escrito, es la noticia de que Juan Lozano va a presentar un proyecto de ley ‘·novedoso’ (!) que busca que el Presidente de la República tenga la obligación de someterse anualmente a un examen médico.En varias ocasiones he escrito sobre el tema que tuvo su origen en la Asamblea Constituyente (1991) cuando Alberto Zalamea, que era por naturaleza iconoclasta, presentó un proyecto de artículo constitucional en ese sentido; buscaba Alberto -por razones que desconozco- molestar a Virgilio Barco y por ese motivo hundimos la iniciativa.Durante la segunda administración de Uribe, en dos ocasiones, hice público mi arrepentimiento de haber procedido en tal forma, pues el Presidente dio y sigue dando motivos para que se hiciera o haga un chequeo y, por supuesto, no por Luis Carlos Restrepo.El segundo refrito que tuvo poca publicidad, toca los galeones y sus tesoros con ocasión de la torpeza de un juez norteamericano, que aceptó la exigencia colonialista del Gobierno español de entregar el tesoro recuperado del galeón Nuestra Señora de las Mercedes (algo así como 530.000 monedas de oro) con base en el deleznable argumento de que los buques de guerra y su carga son del país de su bandera.Sobre el tema hay un tratado internacional que así lo establece y que, obviamente, está ratificado por todos los países colonialistas; dicho tratado, naturalmente, no distingue si la carga tiene protección soberana o es de particulares, como ocurre en el caso que comentamos.En efecto, varias familias afincadas en Latinoamérica desde hace varios siglos, presentaron las pruebas de la propiedad de sus antepasados de por lo menos el 50% del tesoro.La torpeza del juez fue desconocer que estaba con su fallo, expropiando bienes de particulares y la torpeza del Gobierno español fue la de haber exigido tal expropiación. Pienso yo que los países latinoamericanos y muy particularmente Colombia, México y Perú, deberían iniciar una acción de amparo en España para que se respeten los derechos de propiedad de sus nacionales o se les indemnice.Más aún: si hemos de atenernos a la jurisprudencia de un magistrado seguramente sureño, todos los galeones que están hundidos en aguas colombianas serían de España lo cual, además, desde el punto de vista histórico es estúpido.La carga (tesoros) a bordo de esos galeones (San José y otros) es producto del despojo llevado a cabo por conquistadores y colonialistas y en nuestro caso, pertenece a Colombia; que se lleven los españoles lo que quede del casco.Agreguemos a lo anterior, en el caso del San José, que hay una sociedad conformada por congresistas y excongresistas norteamericanos que anda detrás del tesoro. ¿Fallaría el juez de marras en igual sentido?

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad