Libros casi inéditos

Enero 05, 2014 - 12:00 a.m. Por: Carlos Lleras de la Fuente

La teoría de que para haber vivido hay que tener un hijo, sembrar un árbol y escribir un libro no es propiamente cierta pero ojalá lo fuese.En mis incontables lecturas caben obras que poca gente conoce: los escritos sobre educación de Francisco Pizano de Brigard, la publicación del Colegio del Rosario ‘Carlos Lleras Restrepo y Rómulo Betancourt’, las biografías de Leonor Uribe de Villegas y de Francisco Montoya Zapata, las Crónicas de la ultramodernidad de José Antonio Marina, la autobiografía de Julio H. Palacios y otros.Trataré de hacer un breve recorrido con la esperanza, seguramente injustificada, de que algún lector crea que una o varias de estas obras son de interés, como sí lo son.Cuando se habla de los regulares resultados de la educación secundaria y superior se olvida que hay fallas fundamentales en el profesorado de todos los niveles, así Fecode quiera convencernos de que no es así.En efecto, decía Pizano en 1968 algo que es valedero para ese entonces, para el presente y el futuro en un bello párrafo que debería estar gravado en mármol en colegios y universidades:“Se ha dicho […] que profesor es el que no puede hacer las cosas y por eso las enseña. Esto lo dicen quienes miden torpemente a las personas por lo que hacen y no por lo que son. También se ha afirmado en nuestra alabanza que los profesores trabajan como héroes en la cadena de transmisión de la cultura. Creo que nadie trabajo tanto por ideales tan abstractos.Yo me atrevería a decir que el motivo final, acaso oculto para muchos, pero no por eso menos presente y eficaz, es más sutil y al mismo tiempo más humano. Es una secreta admiración por la fuerza de la inteligencia concentrada, por la profunda vitalidad de ciertas visiones de las cosas; es un sentido de la belleza que tienen ciertos procesos lógicos o ciertas síntesis de la sensibilidad; es una satisfacción de ver cómo se rompe milagrosamente la raíz oscura de un interrogante que estalla en mil respuestas fértiles y exige la paciencia de esperar para entender en un momento lo que por años no habíamos entendido, porque para aprender no hay como enseñar”. Sobran comentarios de este texto lírico y hermoso. Paso rápidamente a la publicación de ‘Carlos Lleras Restrepo y Rómulo Betancourt’, que recoge las intervenciones que hicimos en el aula máxima del Rosario su Rector, Virginia, hija del expresidente venezolano y yo, lo mismo que Manuel Caballero y Cesar Gaviria.Se trataron temas como la figura humana e intelectual de ambos estadistas, el itinerario político y significación como estadistas, el ideario político del estadista Carlos Lleras Restrepo y el pensamiento internacional y contribuciones a la amistad colombo-venezolana.Sobre este último tema hablaron Simón Alberto Consalvi, exministro del vecino país y Pedro Gómez Borrero, Consiliario del Colegio Mayor. Cuando se ventilan diaria y políticamente las relaciones entre Colombia y Venezuela, sería útil y saludable que quienes intervienen en este proceso le dieran un vistazo a esos escritos que hacen pensar que todo tiempo pasado fue mejor.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad