La visa schengen y otras historias

opinion: La visa schengen y otras historias

No hace mucho tiempo dije en esta columna que confiaba en que...

La visa schengen y otras historias

Julio 12, 2015 - 12:00 a.m. Por: Carlos Lleras de la Fuente

No hace mucho tiempo dije en esta columna que confiaba en que la Unión Europea no eliminara la visa para los colombianos pero, lamentablemente lo hizo impulsado por Santos y la Canciller que en las fotografías tenían una inconfundible sonrisa de triunfadores, y muchos colombianos se han tragado el cuento de sus bondades.En realidad ocurrió todo lo contrario de lo que se ha dicho para sacarle rentabilidad a un control internacional. En efecto, los colombianos tendrían muchas más dificultades que ahora.Hoy en día, quienes tenemos esta visa desde hace años y antes teníamos las visas otorgadas por cada país, como es hoy en día la del Reino Unido, disponíamos de un tiempo suficiente para los viajes: 1 año, 3, 5, y expedida la visa, el ingreso a otro país de la zona Schengen era casi un formalismo.Acepto que ahora hay que presentar en el consulado correspondiente una buena cantidad de papeles, por una sola vez y cada x años; ahora tocará empacar casi los mismos documentos para conseguir un permiso de entrada de sólo algunos días, máximo de 90 para totalidad de países de la zona Schengen (muchos colombianos como yo, tenemos visa Schengen y del Reino Unido por 5 años, sin contar que estas ayudan a obtener rápidamente la de otros países).En principio, pienso que las autoridades de inmigración -independientes de los ministerios del relaciones exteriores- pensaban, con razón casi siempre, que los cónsules eran cuidadosos y no ‘regalaban visas’; ahora toda la responsabilidad por dejar entrar un colombiano recaerá sobre la respectiva inmigración, que será severa para frenar a los indeseables: mafiosos, corruptos, narcos, etc…De lo anterior, se desprende que las autoridades de aduana tendrán igual preocupación y se inspeccionaran más equipajes de entrada y salida.Los viajeros tendrán que llevar, además de su pasaporte (cualquiera lo tiene en Colombia) el seguro médico, las tarjetas de crédito, la reserva hotelera y los demás documentos que cada país exija pues entiendo yo que, de ahora en adelante, siendo propio de cada uno dejar entrar a su territorio una persona o rechazarla, ocurrirá otro fenómeno y es que si España pide unos documentos, Francia o Alemania pueden pedir otros lo cual, de resultar cierto, nos complicará enormemente la vida en momentos en que Europa se debate frente a la invasión de inmigrantes del mundo entero.Si por desgracia tengo razón, la no visa Schengen será un martirio para todos pues en cada frontera tocará acreditar lo que el correspondiente país exija, y son 26 países.He de ver las excursiones de los colegios y los tures (‘Conozca Europa en 20 días’) que tendrán lugar en el futuro salvar todos los inconvenientes y pasar horas enteras en cada aeropuerto o frontera para que los 20 o 30 viajeros acrediten su capacidad de ser beneficiarios de la no visa y, a continuación, padecer la revisión de los equipajes.Yo viajaré en agosto y, dependiendo del cómo se va a aplicar el nuevo régimen, resolveré si, a mi edad, es prudente pasar horas en los aeropuertos o en las fronteras europeas y, como creo estar en lo cierto, será este mi último viaje.Bendigamos, pues, a los héroes de la no visa a sabiendas de que su mal llamado “conquista para recuperar el buen nombre de los colombianos” no es más que un embeleco: lo cierto es que quienes podían viajar con visa, lo harán sin visa pero en condiciones odiosas; los que nunca pudieron conseguir la visa o no han tenido medios para viajar, no van a viajar tampoco ahora.Horrendo favor nos hicieron el Presidente y su Canciller quienes no tendrán como pagarnos las molestias del “nuevo y maravilloso esquema que libera a los colombianos de ser corruptos, narcos, terroristas, etc…” como si lo conseguido en mala hora fuera el bautismo en el Río Jordán.

VER COMENTARIOS
Columnistas