La frontera venezolana

La frontera venezolana

Febrero 19, 2012 - 12:00 a.m. Por: Carlos Lleras de la Fuente

Gran preocupación deberían causar los comentarios de Crisis Group sobre la región fronteriza en materia de orden público y de situación humanitaria deteriorada por éste.Dice el informe que empezamos a tratar de popularizar entre las gentes del común y los políticos despistados, que “[…] la Guardia Nacional venezolana es más visible (que las Fuerzas Militares de Colombia), y las inspecciones de viajeros colombianos son más frecuentes. Las incautaciones y los decomisos figuran de manera importante en sus informes. Sin embargo, la corrupción y la complicidad con los delincuentes predominan. Esto no sólo permite que el contrabando florezca y que los grupos armados ilegales crucen la frontera libremente, sino que también probablemente frustrará cualquier progreso significativo en materia de cooperación fronteriza. Según informes, integrantes jóvenes de la Guardia Nacional compiten por puestos en las regiones fronterizas, atraídos por la posibilidad de sobornos, así la mayor parte sea obligatoriamente para sus superiores”.Agrega algo que el Gobierno debe tratar de remediar: “los habitantes de los estados fronterizos de Venezuela no reportan mejorías significativas en materia de seguridad. Además de la presencia de vieja data de guerrillas colombianas que, en algunas zonas compiten con las Fuerzas Bolivarianas de Liberación (FBL) Venezolanas, los lugareños confirman que las incursiones de las NGAI en Zulia, Táchira y Apure van en aumento. En vez de pelear contra la guerrilla, parece haber una política de bajar su perfil y tomar acciones en su contra sólo cuando sea necesario y conveniente. Parece que los grupos han trasladado sus campamentos y que se han organizado en unidades más pequeñas. También hay pruebas de una presencia considerable de las Farc a lo largo de la frontera sur (Estado de Amazonas), donde el acceso está fuertemente restringido por la Guardia Nacional, y pueden operar con relativa libertad”.La frontera ecuatoriana no nos da tampoco mayor seguridad. Crisis Group reconoce que ha habido avances importantes en las relaciones entre los dos países, pero agrega: “Esos avances en materia de seguridad son mínimos en comparación con la persistente fuerza de los actores armados ilegales… las Farc siguen siendo el actor dominante y de nuevo han cobrado fuerza en partes de Nariño y Putumayo”.“Su columna ‘Mariscal Sucre’ ejerce un firme control sobre la zona alrededor del municipio de Cumbal, en Nariño, lugar que sólo cuenta con una presencia intermitente del Ejército. Más hacia el Este, el Frente 48 se enfrenta a una fuerte ofensiva; las fuerzas de seguridad han matado o capturado por lo menos a cinco de sus líderes de alto rango durante los últimos dos años. Sin embargo, este frente que tiene una importancia estratégica crucial, sigue defendiendo su presencia en La Victoria, una zona rural de Ipiales (…) y también un importante corredor para actividades de tráfico de armas y drogas. También está presente en las regiones fronterizas de Putumayo. En ambos departamentos las Farc se camuflan cada vez más entre la población y usan grupos más pequeños y más móviles para llevar a cabo ataques con francotiradores. Pero el frente 48 también conserva la capacidad de llevar a cabo operativos más grandes…”. Los hechos recientes así nos lo han demostrado.Se refiere el informe también a la presencia del ELN en franca convivencia con las Farc y de los Nuevos Grupos Armados Ilegales (Ngai) como los ‘Rastrojos’ (¿Estarán detrás del ataque en Tumaco?). ‘Rastrojos’ y Farc tienen acuerdos sobre el tráfico de coca, que se reparten por funciones: supervisión y envío.****El Presidente dice con frecuencia que no nos amedrentan las Farc y pienso que es bueno que sepa que sí, lo mismo que el trío Nicaragua, Venezuela y Ecuador y las (Ngai) y los ‘Cordobeños’, etc., etc.

VER COMENTARIOS
Columnistas