La enciclopedia: Santander y Bolívar

La enciclopedia: Santander y Bolívar

Mayo 13, 2012 - 12:00 a.m. Por: Carlos Lleras de la Fuente

La semana pasada reprodujimos la casi totalidad de la carta que el general Santander le envió a Lorenzo María Lleras, traductor del capítulo Colombia que se publicó en la séptima edición de la Enciclopedia Británica en 1836, y en Colombia, en español, en 1837.Santander consideró que los redactores de la obra no estaban bien informados de la realidad de la dictadura bolivariana y por ello concluyó la carta así:“No desespero de que un día sean publicados todos los documentos, y que la historia haga entera justicia a la conducta política de los que han defendido vigorosamente, y a costa de su vida, los sanos principios de libertad de la Constitución de 1821 contra la dictadura, a cuyo número ha tenido la gloria de pertenecer su apreciador, compatriota y servidor, el general Francisco de P. Santander”.El general sabía, por supuesto, que Lleras se había expatriado a los 17 años, después del frustrado ‘atentado septembrino’, que era su seguidor y que sólo había regresado a Colombia cuando volvió del exilio, para recibirlo en Chocontá.Otro documento de gran interés es el Prefacio del Editor Norteamericano de la Enciclopedia que también queremos hacer conocer:“Antes de la publicación del artículo Colombia en la séptima edición de la Enciclopedia Británica, no tuvimos historia alguna de los importantes sucesos que han tenido lugar en aquel país desde 1810 hasta 1832. Este artículo suministra informes exactos de los hechos, sus causas y consecuencias, y está escrito con tanta imparcialidad, que nos hemos resuelto a reimprimirlo separadamente en este pequeño volumen. Todo cuanto se ha sabido de Colombia durante los últimos catorce años se ha extraído de las diminutas e inexactas relaciones dadas ocasionalmente por los papeles públicos; no es de extrañarse, por tanto, que se hayan tenido muchas nociones erróneas relativamente a sus acontecimientos. Al oír hablar tan frecuentemente de revolución tras de revolución, hemos tenido la tentación de creer que es un espíritu inquieto de sedición el que prevalece en todos los pueblos de la América del Sur; pero al leer la historia que ahora se presenta al público, descubrimos tal unidad de acción, tal consistencia de designios, que no hemos podido menos de formar una idea más favorable. Los colombianos se sublevaron y pelearon contra la España por conseguir la independencia con el fin de establecer la libertad entre ellos; y también han peleado por su conquistada libertad contra los ambiciosos que se atrevieron a concebir la idea de hollarla y oprimirla. Vemos igualmente que en Colombia, igual que en todos los países civilizados, están consideradas las instituciones liberales como elemento vital de las naciones, y que por lo mismo el procurarlas y conservarlas es el primer deber del hombre como ser social. New York, junio de 1936”.Bien por los editores que están avalando la lucha contra la dictadura bolivariana y los proyectos de Constitución monárquica que amargaron los últimos años de Bolívar.Por cierto, no sabemos si Santander conoció este Prefacio que, junto con su carta, se publicaron por primera vez en 1896; de haberlo leído, seguramente había matizado su carta a Lleras.Cómo nos duele y preocupa que a la juventud no le interesa ya ni le importa la historia, que desconoce olímpicamente y que no le han enseñado en el colegio. Como escribió Santiago Lleras al publicar el libro que hemos comentado: “Resulta de ahí que relativamente es corto el número de personas que conocen la historia, lo cual toma proporciones de gravedad cuando se trata de la patria”.Si esto se escribía en 1896 ¿Qué se diría hoy en día?

VER COMENTARIOS
Columnistas