El último decreto de Petro

El último decreto de Petro

Febrero 17, 2013 - 12:00 a.m. Por: Carlos Lleras de la Fuente

Imaginamos a veces que Petro publica su misteriosa ideología expidiendo una norma que acabe los fantasmas que lo perturban en su sueño; creemos que su texto sería algo así como lo que presentamos para análisis de otros alcaldes de este atribulado país. El Alcalde Mayor de Bogotá, Distrito Capital, en ejercicio de su derecho al desarrollo de su personalidad, decreta:Artículo 1. Exhortar a todos los colombianos a apoyar la prohibición de lidiar toros bravos o mansos en sus respectivas jurisdicciones. Prohibir las corralejas y otras manifestaciones de barbarie; esta prohibición se establece desde hoy con aplicación en el Distrito, en prevención de que los costeños y llaneros resuelvan burlar la prohibición realizando tales actividades en Bogotá.Artículo 2. Los alcaldes impondrán un impuesto presuntivo a quienes, siendo residentes de la capital, organicen o asistan a corridas de toros en todos los lugares del país como Mondoñedo, Cali, Medellín y Duitama. Desde ya se decreta que esos personajes pagarán doble valorización, como una primera sanción.Artículo 3. Los curas párrocos, los miembros de las sociedades protectoras de animales y los empleados del Distrito visitarán los mataderos de reses y se asegurarán de que tales animales, cuyo sufrimiento es evidente y se traduce en endurecimiento de la carne, tengan muerte digna o aprovechen la apertura respecto de la eutanasia para evitarles una muerte dolorosa. El Distrito exhorta a los alcaldes a seguir este ejemplo y acompañar al Alcalde de Bogotá en su proyecto de eliminar en 20% anual el consumo de carne; los vegetarianos presentarán proyectos de reglamentación de la decisión.Artículo 4. Lo dispuesto en el artículo anterior será aplicable al sacrificio de cerdos, ovejas, conejos y otra especies comestibles. Siendo especialmente cruel hervir vivas a langostas y cangrejos y asesinar con limón a la ostras, almejas y mejillones, la Secretaría de Justicia emitirá un reglamento para regular los procedimientos de aniquilación y cocción de especies marinas y cangrejos sabaneros que los oligarcas consumen en forma de sopa en sus clubes y residencias.Artículo 5. El Distrito protegerá en forma especial mediante la vigilancia de la Policía y con participación de los reinsertados de la guerrilla los desarrollos agrícolas que incluyan la expulsión de los vacunos de la Sabana de Bogotá y la siembra de todo género de verduras y granos en lo que se llamará ‘La Gran Granja Chibcha’. Parágrafo: Esta medida asegura al Alcalde el apoyo de todos los urbanizadores y constructores de Bogotá.Artículo 6. Créase el impuesto ‘pro zorreros’ cuya cuantía será de igual al 33 % del impuesto de valorización y que servirá para terminar con este medio de maltrato a los caballos y de sabotaje a los varios ‘Pico y Placa’ que se aplicarán durante esta administración. Cualquier excedente se aplicará a la compra de terrenos aún no expropiados, para reunir en ellos a los perros callejeros para prevenir la rabia; entiéndase por esta una enfermedad y no el sentimiento que, se dice, se ha apoderado de los bogotanos. Artículo 7. Prohíbase en el territorio, y ojalá en toda la República, la operación de hipódromos, aun cuando aparentemente mi colega de Chía acabó con el último hace años y quebraron el de Villa de Leyva y uno que debió inventar Álvaro Uribe en Antioquia. El Distrito protegerá los casinos y otros lugares de sana recreación para adultos y niños, como las ‘maquinitas’, que mejorarán los resultados de los estudiantes por su contenido de matemáticas y ley de probabilidades.Artículo 8. Se aplicarán sanciones policivas a quienes maltraten los caballos. En consecuencia, se prohíbe el uso de espuelas y fuetes y enseñanza cruel en picaderos y haciendas, lo mismo que el consumo de carne de caballo viejo.P.S. Sólo se protegerán las competencias denominadas ‘enduro’ en las cuales se penaliza a los jinetes si maltratan los animales. Comuníquese y cúmplase.

VER COMENTARIOS
Columnistas