De la educación

De la educación

Mayo 29, 2011 - 12:00 a.m. Por: Carlos Lleras de la Fuente

Nuevamente comienza a rebullirse en el país el tema de la educación, esta vez por cuenta del desasosiego que reina en algunas universidades y de la propuesta confusa y mal explicada que la Ministra del ramo soltó en público.Sobre el tema tengo tres documentos en cuyo origen y conclusiones participé activamente: el que adelantó la Fundación Presencia por comisión del presidente electo Samper que debería haber servido para el empalme con el gobierno Gaviria, lo que no ocurrió como pasa en Colombia con los estudios serios; de éste que adelantó el grupo que presidió y coordinó Carlos Medellín, hicieron parte, además, Francisco Cajiao por la FES, Jaime Tobón por Ascún, Mario Galofre por el Gimnasio Moderno, Evaristo Obregón por la Universidad Jorge Tadeo Lozano, Pedro Polo Verano por la Universidad Javeriana y Henrique Tono, también por la FES.El informe está (o estaba si lo botaron) en cinco gruesos cuadernos que contienen, además, nuestras recomendaciones, una buena bibliografía, la recopilación de la legislación entonces vigente y otros documentos pertinentes.El segundo documento fue el que preparó también la Fundación Presencia con mi coordinación y la activa participación de unos 130 académicos que, divididos en comités, se ocuparon también de la educación; este documento lo adopté como programa de un gobierno que lamentablemente no tuvo lugar, talvez por tener un programa serio en lugar de promesas vacías, abrazos en reuniones populacheras y carnaval de ofrecimientos de puestos, becas y otras prebendas.El tercer documento es el grueso estudio que elaboré en 1999 para la Universidad Jorge Tadeo Lozano que usaré para oficializar mi participación en el actual debate, que no justifica el vandalismo de grupillos violentos que deben ser sometidos sin consideraciones por la Fuerza Pública para que no se contribuya a esa guerra sorda que vive el país y para que el estudiantado serio pueda participar en el debate que se avecina.Creo que todos estamos cansados de oír año tras año la enumeración de los problemas que afectan el sector educativo, pero no puedo dejar de resumirlos tomándolos del documento de 1999 porque, ¡Oh drama!, aún son lo mismos.1. Los índices de repitencia de la educación primaria superan el 20% y en las áreas rurales la deserción es superior al 50%.2. Entre quienes terminan la primaria y en parte en los alumnos de la secundaria (!) sólo un porcentaje cercano al 60% entiende lo que lee o es capaz de hacer operaciones matemáticas simples. Además, en secundaria, apenas el 40% de los que tienen edad para cursarla asisten, por una u otra razón.3. Creemos algunos que el pénsum, en términos generales, no es pertinente sin contar con que la asimilación del conocimiento varia entre regiones y entre estratos socioeconómicos lo que hace que la educación no sea equitativa.4. La alta proporción de estudiantes que no ingresan a la educación superior y el desempleo profesional nos indican que la educación post secundaria no tiene una adecuada dimensión y tampoco es pertinente.5. El sector oficial tiene niveles de retención y de éxito inferiores al privado pese a que su misión abarca o debe abarcar el 80% de la población.6. La universidad pública ha perdido participación cuantitativa y liderazgo cualitativo cerrando la posibilidad de acceso a los sectores de menores ingresos.¡Qué panorama! Y puede él ser una de las causas de que Colombia tenga posiciones tan malas en todas las encuestas que hacen las entidades internacionales sobre innumerables temas, y que se haya corrompido el país y se siga corrompiendo. Buena parte de los servidores públicos (notarios, gobernadores, alcaldes, congresistas, fiscales, jueces, etc…) son profesionales, pero yo me pregunto, ¿de qué universidades y quiénes fueron sus maestros? Ya hablaremos del tema.

VER COMENTARIOS
Columnistas