París / Berlín

París / Berlín

Septiembre 21, 2017 - 11:40 p.m. Por: Carlos Jiménez

El título parece el de una película dirigida por Win Wenders, pero es que se me ha ocurrido para una columna dedicada a dos artistas nuestros: Wilson Díaz y Óscar Murillo.

Los dos muy distintos entre sí, por vida, por formación, por trayectoria, aunque unidos ahora porque al comienzo de esta misma semana el primero inauguró una exposición en la daadgallerie de Berlín y el segundo clausura el sábado la que mantuvo abierta durante un mes en el Jeu de Paume de París. Pero en realidad no están unidos solamente por esta casualidad. También los une el rescate y la valoración de la cultura popular. Que en esta oportunidad toma cuerpo en ‘Chimera’, una instalación de más de doscientas carátulas de vinilos de vieja data que Wilson Díaz ha recopilado a lo largo de varios años con el propósito de componer una cierta historia de las imaginación popular. La de los muchos artistas gráficos anónimos o poco conocidos que pusieron su talento al servicio de proyectos de tal variedad de clientes, que su solo listado compone a su vez un retrato robot de la sociedad colombiana: la industria discográfica, empresas de la construcción, bancos, supermercados, etcétera. Y como no podía ser de otro modo, encargos de las Fuerzas Armadas y de la guerrilla, que también han dedicado energía y recursos a la publicidad. Ya sea directa indirecta.

El resultado es un territorio de nostalgias no solamente porque los discos de vinilo ya pertenecen enteramente al pasado, en esta época de CD y de música que puedes descargar en cualquier momento de Internet, sino porque las imágenes mismas ya tienen un irremediable aspecto de pasadas de moda. Antiguallas que solamente pueden seducir a coleccionistas o a historiadores de la cultura.

Óscar Murillo se ha esforzado a lo largo de su breve pero muy exitosa carrera artística en reelaborar por medio de videos e instalaciones multimedia recuerdos y experiencias de su infancia en La Paila. El pueblo del cual su familia partió a Londres hace dos décadas y al que él regresa insistentemente, como suelen hacerlo los emigrantes desarraigados. En ‘Estructuras flotantes’, su exposición en Jeu de Paume, incluye videos realizados con la ayuda de amigos, familiares y conocidos referidos a La Paila. E igualmente ‘Untitled’, una película de 52 minutos, realizada por Murillo en Marrakech y centrada en un concierto de músicos bereberes que interpretan la vibrante, la emocionante música tradicional de su país.

VER COMENTARIOS
Columnistas