Pare Lorentz

Julio 31, 2015 - 12:00 a.m. Por: Carlos Jiménez

Las noticias sobre la catastrófica sequía que asola a California me trajeron primero a la memoria Las uvas de la ira, la novela de John Steinbeck que narra las desventuras de los granjeros arruinados por la Gran Depresión de los años 30 y ahogados literalmente en polvo por The Dust Bowl, la Gran polvareda, que sepultó sus granjas y sus esperanzas obligándolos a emigrar a la verde California en busca de una nueva oportunidad en la vida. Los nietos de esos emigrantes desesperados son los que ahora mueren de sed en el segundo estado más rico de los Estados Unidos por culpa de una sequía agravada por la sobre explotación despiadada de sus aguas. Pero esas noticias también me han traído a la memoria el nombre de Pare Lorentz, un documentalista norteamericano del que ya nadie parece acordarse, a pesar de que sus dos primeras obras, The Plow that broke the Plains y The River, figuran entre las más bellas y sugerentes de toda la historia del documentalismo. Ambas están dedicadas al Middle West, Oeste Medio, solo que la primer muestra cómo sus enormes praderas fueron reducidas literalmente a polvo, debido a la sobre explotación de los suelos por el cultivo intensivo de trigo mientras que la segunda ilustra cómo dicha destrucción del ecosistema natural de las grandes praderas convertía al río Missisipi en la fuente de otro terrible desastre natural: las inundaciones catastróficas. El polvo arrastrado por el viento en las llanuras se convertía en los incontrolables torrentes de lodo que ahogaban la vida del gran río y destruían todo lo que encontraban en su inexorable camino al mar. Nada de esto nos es ajeno desde luego, aunque insistamos en prestar oídos sordos a las voces que claman porque actuemos de inmediato para impedir la consumación de la tragedia en el valle geográfico del río Cauca y en las selvas cada día más menguadas del Andén Pacífico. Y aunque insistamos en olvidar la historia para repetirla agravada. Porque sí que existe un vínculo directo entre el trabajo de Lorentz y el Valle del Cauca y tiene un nombre: la CVC. Cuyo mentor e instigador fue David Lilienthal, quien quiso reproducir entre nosotros el modelo de la Tennessee Valley Authority, concebido justamente como una respuesta a la destrucción del ecosistema de la cuenca del Missisipi ya señalada. Y al que Lorentz quiso apoyar con ese insólito poema visual y auditivo que es The River, cuya música es de Virgil Thompson.

VER COMENTARIOS
Columnistas