La propuesta de Fajardo

Febrero 10, 2017 - 10:18 a.m. Por: Carlos Jiménez

Sergio Fajardo propone que vendamos el 15% de las acciones de Ecopetrol que todavía son nuestras para que con esa venta financiemos la educación del país. Y dada la enorme importancia de la propuesta creo que vale la pena analizarla, empezando por la venta misma que tiene, en el corto plazo, el problema que supone vender las acciones de un negocio cuando ese negocio va mal porque, como bien se sabe, el petróleo cotiza actualmente a la baja debido al estancamiento o la caída de la actividad económica general debido a la crisis económica mundial. En cambio cuando se reactive la economía mundial, el precio del petróleo volverá a subir, subirá el precio de Ecopetrol y sería ese el momento por lo tanto de vender y hacer un buen negocio.“Sí, pero esa reactivación tardará quién sabe cuantos años y el país no puede esperar” -podría argumentar un agente del actual Gobierno o uno de sus voceros oficiosos-. Y a la pregunta de por qué no se puede esperar, ese mismo agente podría responder que por la urgencia de pagar las obligaciones de la deuda externa que, al igual que un taxímetro, no dan tregua y que se incrementan cada día por obra del continuo encarecimiento de la misma, causada por la política de la banca internacional de elevar los tipos de interés para mantener altas sus tasas de beneficio aún en medio de la crisis.Respuesta inquietante desde luego. Y no sólo porque supone que no podemos hacer nada distinto de lo que nos ordene la banca internacional sino porque amenaza de muerte la misma propuesta de Sergio Fajardo. Porque si él y Antanas les ganaran a Juan Manuel y a Angelino Garzón las elecciones y pusieran en venta de inmediato nuestras acciones en Ecopetrol, ¿qué garantiza que Fajardo pueda cumplir su palabra de dedicar íntegramente ese dinero a mejorar y potenciar nuestro sistema educativo? ¿Podrá resistir la presión de los muy bien pagados ‘expertos’ nacionales e internacionales reclamando todos a una que aplace el cumplimiento de su promesa y pague de inmediato a nuestros implacables acreedores, porque él único deber sagrado de cualquier gobernante es pagar a los bancos? ¿Y podrá Fajardo contar con el apoyo de Antanas? ¿O Antanas preferirá cumplir a rajatabla los contratos con los bancos antes que cumplir un compromiso político con los ciudadanos?El compromiso político que ambos contrajeron en esta campaña afirmando que en la educación está la clave de la solución de los problemas del país.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad