Importar profesores

Agosto 02, 2013 - 12:00 a.m. Por: Carlos Jiménez

Hace un par de meses el destacado economista José Antonio Ocampo llamó la atención -en un artículo publicado en el diario El Tiempo- sobre el hecho de que en el último cuarto de siglo Colombia ha perdido la tercera parte de su capacidad industrial. Y, aparte de recomendar un cambio radical en la estrategia de sumar sobrevaluación del peso y TLC como una manera de poner coto y eventualmente revertir esta alarmante evolución, demandó la adopción y puesta en marcha inmediata de una política industrial y una política tecnológica. El Gobierno no parece, sin embargo, haberse dado por enterado de consejos tan bien fundados, a juzgar por la decisión de los ingenieros del país se van a la huelga porque les deja de lado la tan cacareada locomotora minera. Que rinde jugosos beneficios a los inversores internacionales pero que aprovecha poco o nada las capacidades de los profesionales colombianos. Qué diferencia con la política del actual gobierno ecuatoriano que, aparte de meter en cintura a las multinacionales controlando sus actividades y cobrándole los debidos impuestos, ha optado por desarrollar las capacidades intelectuales de los ecuatorianos que durante tantísimo tiempo han estado insuficientemente aprovechadas. En la semana pasada tomó una nueva y muy audaz decisión en ese sentido: ofrecer trabajo a profesores universitarios y de secundaria españoles. Hay quienes han criticado esa decisión con el argumento de que esos profesores importados quitaran el trabajo a los profesores ecuatorianos. Pero estos críticos no parecen advertir que lo que el presidente Correa pretende no es mantener el sistema educativo tal como está ahora mismo sino de expandirlo y de mejorarlo significativamente. A mí me parece evidente que los profesores españoles pueden contribuir al logro de esas metas. En primer lugar porque, en general, están mejor calificados que el promedio de los profesores ecuatorianos y por lo tanto pueden ayudar con sus enseñanzas a elevar el nivel de calificación de estos últimos. Son profesores capaces de generar más y mejores profesores. Y aquellos entre ellos que son, además, investigadores, contribuirán significativamente a potenciar la investigación y a formar nuevos investigadores.Añado que si de algo me beneficié en mis años de formación fue de la política de la Universidad del Valle de importar o invitar a profesores extranjeros. Gracias a ellos aprendí lo que es un profesor universitario.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad