Francesca Bellini

Francesca Bellini

Abril 11, 2014 - 12:00 a.m. Por: Carlos Jiménez

Nada parecía augurar lo que hoy ha llegado a ser y de manera tan destacada. Aparte de bella y aguda, esta caleña de 30 años se orientó inicialmente hacia la práctica artística, para la que se preparó profesionalmente obteniendo una licenciatura en artes en la Universidad de los Andes. Pero como ya desde entonces no se sentía del todo satisfecha con las clases y los talleres decidió combinar su aprendizaje de los intríngulis del oficio artístico con el periodismo cultural, que ejerció con soltura en el diario El Nuevo Siglo de Bogotá. Una vez terminado sus estudios, se marchó a Europa, primero a Madrid, donde pasó una temporada, y luego a Londres, donde ahora reside y donde cursó con éxito la maestría en mercado del arte que ofrece Sotheby’s, la legendaria casa de subastas británica que, junto con su alma gemela Christie, monopolizan desde hace un par de siglos el mercado mundial de las subastas de obras de arte y antigüedades. Al terminar su maestría tomó la insólita decisión de quedarse en Londres y fundar su propia empresa, Portafolia, dedicada al análisis del mercado del arte y la asesoría de coleccionistas e inversores. Sus sueños adolescentes de convertirse en artista habían sido finalmente eclipsados por la vocación por el análisis, la interpretación y la valoración del arte. Y más específicamente de lo que es actualmente su mercado. Y la audacia que supone la práctica del arte en una época en la que “el todo vale” -que domina la escena internacional- condena al artista a una perpetua incertidumbre sobre si lo que está haciendo es o no arte, Francesca la reemplazó por el gesto todavía más arriesgado de montar su propia empresa en una metrópoli tan absolutamente competitiva como es Londres. Que no es solo uno de los epicentros de las finanzas mundiales sino, junto con Nueva York, una de las dos sedes privilegiadas del mercado del arte. Y que por lo tanto cuenta con un buen número de empresas experimentadas dedicadas a lo mismo que ella ahora se dedica.El mercado del arte vive actualmente un crecimiento ciertamente explosivo, que incluso está afectando a Colombia, tal y como parece indicarlo la celebración en febrero de BogotáAuction, una gran subasta dedicada al arte moderno y contemporáneo colombiano y latinoamericano. Francesca Bellini le dedicó un informe que, aparte de útil, demuestran la seriedad y el profesionalismo con que asume su proyecto.

VER COMENTARIOS
Columnistas