Carlos Bernal

Carlos Bernal

Noviembre 06, 2015 - 12:00 a.m. Por: Carlos Jiménez

Él se hizo como actor en el TEC: de hecho la revista Arcadia ha utilizado, para acompañar una nota de Carlos Granés sobre el Living Theater, una foto de la inauguración en 1969 de la sala del TEC. Aparece, junto con Sergio Gómez, actuando y con la cara de niño que aún conserva y que en esas fechas se correspondía plenamente con su edad, tan temprana: 18 años. Pero si permanece la cara de puer aeternus igualmente permanece la indeclinable vocación teatral desplegada desde entonces como actor, ayudante de dirección, director de escena y autor dramático. O sea en todas las variantes posibles de un oficio que Carlos Bernal ha ejercido tanto en Colombia, como en España, adonde se trasladó 1978 y donde aún permanece, viviendo y trabajando por y para el teatro, que es irremediablemente lo suyo. Como también lo ha hecho en Alemania, donde actuó en varias temporadas. El resultado de estos muchos años es tanto el dominio de la escena como un abultado currículo en el que se suman su experiencia como actor interpretando a un abanico de grandes dramaturgos que incluye desde clásicos como William Shakespeare, Moliere y Calderón de la Barca hasta revolucionarios como Alfred Jarry, Bertold Brecht o Peter Weiss, pasando por Enrique Buenaventura, Santiago García o Jacqueline Vidal. Y que suma la activa participación en el proyecto de dirección colectiva que fue la señal de identidad del TEC, el método al que debió su prestigio tanto en el país como fuera de él por lo que supuso de cuestionamiento y ruptura con la figura del omnisciente y omnipotente director de escena. Bernal no se ha limitado, sin embargo, a la escena teatral sino que ha desplegado su talento como actor en la televisión y en el cine. En España ha intervenido en numerosas series, algunas tan exitosas como Brigada Central, El Comisario y Hospital Central. En Alemania, en las series Denninger y Nesthocker y en el telefilm Oder Keiner. En Francia actuó en el telefilm Los caballos del sol. En Colombia lo ha hecho en producciones como Amores prohibidos, dirigida por Sergio Osorio o Cuéntame cómo pasó de Sergio Cabrera. Y fue entre nosotros también donde debutó en el cine: lo hizo en la malograda película Angelita y Miguel Ángel de Luis Ospina y Carlos Mayolo. Cierto, Bernal no ha sido tanto una estrella como un virtuoso actor de reparto pero este hecho no le quita merito a su vocación teatral, tan obstinada como admirable.

VER COMENTARIOS
Columnistas