Síntomas crónicos inexplicables

Síntomas crónicos inexplicables

Julio 20, 2014 - 12:00 a.m. Por: Carlos E. Climent

¿Lleva años sufriendo de síntomas variados para los cuales la ciencia médica no le ha servido? *Períodos de gran decaimiento, alternados con niveles normales de energía. Las oscilaciones ocurren dentro del mismo día y han hecho sospechar cuadros de decaimiento que han llegado a ser tratados con antidepresivos. En otras oportunidades el cansancio viene acompañado de dolores, contracturas y espasmos musculares. Después de muchas vueltas le han diagnosticado fibromialgia, ha tomado medicamentos que no necesariamente eliminaron los síntomas. Y finalmente estos desaparecieron por razones que no son muy claras. *Prurito (piquiña) cambiante en distintas partes del cuerpo que lo ha llevado a múltiples visitas a dermatólogos, alergólogos y otros especialistas. Y a tener su casa llena de cremas y lociones inservibles, además de antihistamínicos que le producen somnolencia y mareos pero tampoco lo han mejorado.*Resequedad en párpados asociada a infecciones a repetición (conjuntivitis, orzuelos) que son tratados con antibióticos vía oral, gotas oftálmicas y cuidados locales que solucionan el problema agudo pero no evitan nuevas recaídas.*Varios años de molestias abdominales a repetición que van y vienen, pero no desaparecen y lo tienen visitando gastroenterólogos y realizándose antipáticos exámenes endoscópicos y prolongados tratamientos con antiespasmódicos, trimebutinas, antibióticos y demás, para condiciones que se resisten a desaparecer. Los diagnósticos varían pero con frecuencia los síntomas se le achacan a parásitos, divertículos inflamados, estreñimiento o cualquier otra causa generalmente sin tratamiento efectivo. Las recomendaciones se cumplen hasta que los síntomas ceden, pero las recaídas son la regla y ocurren motivadas por la más mínima trasgresión dietética. *Gripas frecuentes que se suceden sin que necesariamente haya un contagio evidente. *Despierta en la mitad de la noche con la boca seca y obstrucción nasal que lo obliga a utilizar gotas nasales a base de cortisona que han terminado por crearle un hábito. Los anteriores son unos pocos ejemplos, de entre muchos más, cuyas verdaderas razones probablemente son múltiples. Después de la procesión por consultorios de médicos, lo más probable es que le hayan dicho que debe consultar un psiquiatra porque su problema es emocional. Pero antes de tomar ese paso hay algo mucho más sencillo. Ensaye tomar mucha más agua de lo acostumbrado. Es posible que usted lleve años deshidratado sin darse cuenta. Seguramente le han dicho: “Su piel está muy reseca...los problemas digestivos se dan con más frecuencia en las temporadas de mucho calor…etcétera”. Sin explicarle que no es tomar unos sorbos más de agua, sino de hidratarse de verdad! Y ello requiere convicción, disciplina y, mínimo, unos 2000 cc de agua (los clásicos 8 vasos) cada 24 horas. Si sus síntomas no se modifican, siga en su búsqueda pero siga tomando mucha agua. Así habrá incorporado una saludable medida a su rutina diaria y, en especial, su riñón le habrá quedado muy agradecido. carlosecliment@gmail.com

VER COMENTARIOS
Columnistas