El perfil del abusador infantil

Enero 27, 2017 - 12:00 a.m. Por: Carlos E. Climent

No existe un perfil definido para identificar abusadores, pero hay ciertas circunstancias de crianza, ambiente familiar, conductas tempranas y comportamientos sociales de naturaleza antisocial, que pueden servir para dar pistas a los allegados. Ese conjunto de datos pueden alertar sobre las conductas que eventualmente escalan y llegan a convertirse en verdaderas amenazas sociales.La experiencia ha demostrado que con los sociópatas siempre se actúa tardíamente ya que la naturaleza disimulada de sus conductas hace muy difícil la reacción oportuna.Por eso los allegados, así sospechen algo, no hacen nada en la esperanza de que las cosas mejoren solas (lo que con estos trastornos no suele ocurrir), y solo actúan cuando es demasiado tarde. Por su lado, las autoridades, una vez producido el hecho trágico, se limitan a recoger unos cuantos datos relativos a lo más llamativo. Mientras los medios se limitan a la parte morbosa de la información.Pero nadie profundiza al respecto de las características individuales del criminal, perdiéndose la oportunidad de obtener datos valiosos que podrían contribuir a la comprensión y por ende a la prevención del fenómeno criminal.Por todas las razones anteriores, la inmensa mayoría de estos crímenes simplemente quedan registrados como frías estadísticas sobre las cuales se hace muy poco. Y sobre sus autores, por ser desconocidos, por supuesto, no se hace nada.Al respecto de los pocos casos en los que se encuentra un culpable, además de convertirlo en noticia, se debería aprovechar la oportunidad para obtener la valiosísima información que permita precisar el perfil del abusador, que servirá para poner en guardia a las autoridades y a la sociedad en general y evitar futuras tragedias.Además de la información histórica del personaje, la presencia de algunas de las siguientes características sociopáticas pueden servir para ponerse a la defensiva: *No respeta normas ni leyes.*Con facilidad pasa por encima de los derechos de los demás. *No aprende de la experiencia.*Es un maestro en el fingimiento y el disimulo. *Es seductor, frío, incapaz de amar o sufrir por los demás. *Abusa de todos los allegados que le dan la oportunidad. *Ha actuado de manera irresponsable en muchas circunstancias, en consecuencia, a su alrededor todos sufren y proliferan toda clase de problemas.* No acepta críticas de ninguna clase.* Nunca es responsable de nada. La responsabilidad es siempre de los demás.* Es persistentemente impulsivo, agresivo y no le importa poner en riesgo a los demás, incluso a su propia familia.Hay muchas más características y quien lo desee puede documentarse al respecto. No se trata de denunciar cuando apenas se tienen sospechas sino de abrir los ojos, pues cada depredador infantil tiene “su historia” previa y ha sido con seguridad protagonista de “incidentes” menores que por ser realizados por personas de apariencia inofensiva, se dejaron pasar.

VER COMENTARIOS
Columnistas