Instantáneas

Instantáneas

Agosto 27, 2017 - 06:50 a.m. Por: Carlos Duque

Por décadas las Farc nos han entregado sus males; llegó la hora de entregar sus bienes.

Muy sencillo: se trata de mantener encadenado ese grande o pequeño delincuente, corrupto y mentiroso que todos llevamos dentro.

Ya no puedo evitar verle la cara de corrupto a todo abogado, funcionario, magistrado, congresista, político o contratista del Estado que aparece en los medios.

Lo nuestro son los eclipses; somos especialistas en tapar el sol con un dedo.

Lo realmente mágico y misterioso del eclipse es que la luna, a pesar de su tamaño, encaje perfectamente en el disco del sol.

Nos enamoramos de la apariencia de una persona a la que le que le asignamos un alma que imaginamos para luego reconocer decepcionados que las apariencias engañan.

Si andas pensando que eres un artista y crees que lo que haces son obras de arte, ni eres artista, ni lo que haces es arte.

El verdadero artista crea y no se cree.

Las mentiras más infames son las que nos echamos nosotros mismos.

Siempre nos sorprendemos de lo que sabíamos iba a pasar.

Qué sentido tiene que la autoridades anuncien a través de los medios dónde y cuándo serán los operativos que van poner en marcha para sorprender a los delincuentes.

Su mujer no aguantó más el maltrato y le pidió la extinción de dominio.

Cuando el milagro ha de ser, será inevitable.

Sigue en Twitter @_carlosduque

VER COMENTARIOS
Columnistas