¡Virtudes por favor, virtudes!

Julio 06, 2012 - 12:00 a.m. Por: Carlina Toledo Patterson

Por cuenta de la tristemente célebre reforma a la Justicia, la semana pasada no fue la mejor para Colombia, ni para Juan Manuel Santos, ni Juan Carlos Esguerra, ni Simón Gaviria, ni Federico Renjifo, ni Juan Manuel Corzo, ni Germán Vargas Lleras (aunque haya pasado de agache). Sin embargo hay un personaje que también cayó en desgracia a raíz de las flagrantes fallas en el desarrollo de sus deberes y en la posterior incoherencia en sus declaraciones a los medios, pero a quien no debemos permitir que saque cabeza como seguramente lo harán los demás. Es Emilio Otero, secretario general del Senado, protagonista de ‘la noche de los micos’.Los usuarios de las redes sociales han sido implacables con él, y con razón. Descubrimos por ejemplo que Otero muy diligentemente ha logrado ser reelegido seis veces por los muy agradecidos senadores quien a cambio de privilegios otorgados, seguramente no han visto nada malo en el hecho de perpetuarlo en el cargo. Descubrimos también que Otero devenga un salario de 21 millones de pesos mensuales con una serie de beneficios que suman unos 80 millones más al año, lo cual en aras de lo justo para quienes desean servir al país no tiene nada de malo. Lo malo es que este hombre de 340 millones de pesos al año está en la mira de las autoridades por “posibles irregularidades en multimillonarios contratos, supuesta injerencia ilegal en la aprobación de leyes, presuntos nombramientos ilegales y viajes sin tener autorización, hasta posibles nexos con personas vinculadas a la mafia”, según publicó en días pasados El Espectador, diario que hizo un detallado análisis de esto que es un verdadero prontuario delictivo. Según dice el mismo diario “curiosamente, los procesos que llegan a Procuraduría y Fiscalía, avanzan un poco y luego se congelan. Hoy Otero no tiene antecedentes registrados”.Pues curiosamente también conocimos la semana pasada que este ‘probo’ servidor público está en campaña de reelección a su cargo y espera lograrlo el próximo 20 de Julio cuando la cámara alta comience a sesionar.Este miércoles de manera subrepticia el Presidente del Senado publicó en la página web www.senado.gov, la convocatoria a Secretario General del Honorable Senado de la República. En ella y acorde con lo dispuesto y descrito en el artículo 46 de la ley 5 de 1992, y el artículo 172 de la Constitución, solicita que en el término de los próximos 9 días quienes estén interesados en ocupar el cargo hagan llegar sus hojas de vida a la Subsecretaría General del Senado para su análisis. ¿Por qué digo que fue subrepticia la convocatoria si según la ley fue publicada donde debe estar? Porque claramente si el también ‘probo’ Juan Manuel Corzo tuviera un asomo de voluntad de transparencia y ética, haría esa solicitud lo más pública posible en aras del escándalo de la semana pasada. Medios es lo que hay hoy en día para hacerlo, es simplemente cuestión de querer. A mi manera de ver el no hacerlo es una forma de mantener la noticia en un círculo cerrado y que sólo lleguen hojas de vida de recomendados del club de senadores, o que en su defecto, por falta de respuesta, sea reelegido Otero.Llevamos días rasgándonos las vestiduras por el esperpento que se gestó en el Congreso, con la corresponsabilidad de personajes como Emilio Otero. Si queremos cambios sustanciales, debemos gestarlos y esta es una oportunidad de oro para que en esa posición esté un dechado de virtudes y no un sumario de delitos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad