¡Sí podemos ser!

opinion: ¡Sí podemos ser!

Aunque el Gobierno lo niega y culpa a los periodistas de presuntas...

¡Sí podemos ser!

Diciembre 20, 2013 - 12:00 a.m. Por: Carlina Toledo Patterson

Aunque el Gobierno lo niega y culpa a los periodistas de presuntas malas interpretaciones, la realidad es que nuestro puesto 62 en las pruebas Pisa -entre 65 evaluados- son una vergüenza nacional.Evidentemente accedimos voluntariamente desde 2006 a este Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes con el objetivo de tener un comparativo global de nuestros estándares de educación, pero creo que jamás se pensó que nos iba a ir tan mal. Pues nos pusieron en calzas prietas, porque los resultados no solo fueron deficientes desde un principio, sino que ahora estamos peor que en 2009. El problema claramente no lo creó este Gobierno, sino que es un lastre que traemos de años y gobiernos pasados cuando la prioridad era la ampliación de cobertura para simplemente poder mostrar cifras, cifras y cifras. Por ese tipo de políticas estatales, sumados a la pésima calidad de los maestros, al hecho de que ya solo los malos estudiantes acceden a esa carrera, y a que la jornada educativa es poca en términos de horas estudiadas, es que en Colombia hemos caído en esta pobreza intelectual. Serán muchos los años que pasen antes de que eso cambie.No obstante, en medio de desaciertos miopes que a veces lo dejan a uno boquiabierto (como la propuesta de extender un año más la secundaria), es indudable que este Gobierno le está poniendo la pata al problema y es consciente que la gestión debe ser ya y si no, definitivamente seremos un país que se quedó atrás para siempre.Además de implementar De Cero A Siempre, la acertada política pública dirigida al desarrollo integral de la primera infancia, hay un clarísimo empeño gubernamental por invertir esfuerzos y recursos en el Plan Nacional de Lectura y Escritura, a través del programa Leer es mi Cuento. La ejecución de este plan no es un esfuerzo aislado de un Ministerio o de una Ministra etérea que vive entre artistas y escritores y cree en la importancia de la cultura y la educación. Es un programa estructurado que articula al Ministerio de Cultura, de Educación, de las Tecnologías de la Información, de Vivienda y el Icbf, entes estatales en los cuales el compromiso es total. Veamos. Desde el año 2011 se ha dotado a las bibliotecas públicas y a los Centros de Atención Integral del Icbf con 2.182.700 libros para la primera infancia; después de recuperar los recursos del IVA para bibliotecas, el Ministerio de Cultura también invirtió en la actualización de colecciones para jóvenes y adultos y en 2012 se imprimieron otros 421.500 libros; los 270 títulos de la Colección Semilla para bibliotecas escolares incluyó la producción de 5´562.000 libros más y puedo dar fe de la altísima calidad no solo de contenido, sino de impresión de cada uno de los ejemplares entregados. Lo anterior con una inversión jamás vista en lectura y educación de 61.355.111.945 pesos en tres años. En todos los casos, se está llegando a “poblaciones históricamente marginadas de la palabra escrita” como lo ha dicho la Directora de Fundalectura y además se está valorando la gran importancia que tiene el libro impreso en el aprendizaje y el desarrollo cognitivo del ser humano.Que los colombianos se lean más de 1,9 libros al año sería un avance. Que subamos unos puestos en las pruebas Pisa, sería un gran logro. Pero en últimas a lo que le estamos apostando es salir de ser pobres, en desarrollo y en intelecto. Ser o no ser un país de verdad, verdad. Esa es la cuestión.

VER COMENTARIOS
Columnistas