Protagonistas de lo positivo

Protagonistas de lo positivo

Agosto 17, 2012 - 12:00 a.m. Por: Carlina Toledo Patterson

Es interesante observar cómo la política de este país vive en movimiento de péndulo entre semanas buenas y malas, semanas en que los hechos destruyen y otras en que construyen. La que acaba de pasar sentó un interesante precedente en lo positivo porque demostró que la coherencia sí es posible y que todavía hay quienes la consideran inherente a su proceder.La reunión de un grupo de académicos, intelectuales, políticos y periodistas en Medellín para Pedir la Palabra con el fin de “recuperar el sentido público, ético y representativo de la política” es algo a lo cual sin duda hay que seguirle la pista para ver en qué se materializa, pero de momento es un ejemplo para muchos en lo personal y en lo político. Para las colectividades ya constituidas y desfallecientes es un campanazo de alerta porque los pesos pesados que asistieron se destacan por haber debatido siempre de frente los temas sustanciales para el país, cosa que claramente no está sucediendo en otras instancias.Por otra parte, también desde Medellín, el gobernador Sergio Fajardo anunció la expedición del decreto 1888 por medio del cual “se prohíben los desfiles de moda, concursos, reinados de belleza y toda clase de eventos que resalten o premien los atributos físicos de las niñas y adolescentes que cursan sus estudios en los establecimientos educativos oficiales de los municipios no certificados del departamento”. Es un claro acto de coherencia política la del Gobernador Fajardo, y uno como observador no puede sino sentir admiración por un personaje que tiene visión de largo plazo en su proceder y a quien en últimas poco la importa la pela que eso le implique en ciertos sectores. Evidentemente de esos no existen muchos hoy en día en el ejercicio de lo público y debiera ser una de las primeras cualidades que como electores exijamos.El lema de la Gobernación actual es Antioquia, la más educada. Cuando Fajardo fue Alcalde de Medellín y buscaba una verdadera transformación social en esa ciudad, su lema fue Medellín, la más educada. En ese entonces –año 2004- prohibió que dineros del erario estuvieran destinados a la elección de la participante al reinado nacional de la belleza y promovió que en el marco de la Feria de la Flores, se desarrollara un concurso de talentos, algo similar a lo que pretende gestar en esta administración en las escuelas públicas de 117 municipios antioqueños.Es de todos bien conocido que uno de los problemas que más nos agobian es la violencia en contra de la mujer. Los indicadores no se reducen a la tasa que uno esperaría y la política pública al respecto es nula. Algunos, como Fajardo, han comprendido que es desde la educación que se generan los verdaderos cambios en las sociedades y se han dedicado a ello. En el caso específico de la mujer además de empoderarla, genera una dosis de autoestima que con conllevará a no permitir que se le convierta en objeto sexual o físico de nadie.También soy de la teoría que es infinitamente mejor para el desarrollo de nuestra sociedad que las niñas en los colegios estén dándole valor a la ciencia, la tecnología, la cultura, y al conocimiento, que a la cantidad de piel que dejan al descubierto para lograr ser apreciadas. Lo coherente es trabajar para que ellas como las mamás de mañana regalen libros y no cirugías estéticas. Quisiera que hubiera más semanas como la pasada y que ellas se nutran cada vez más. Da la sensación de que hay quienes buscan construir y no destruir a toda costa.

VER COMENTARIOS
Columnistas