No sé tú...

No sé tú...

Febrero 10, 2017 - 11:49 a.m. Por: Carlina Toledo Patterson

Pero yo, no dejo de pensar que es increíble la reingeniería interna aplicada en la Registraduría Nacional, la cual le permitió en cuestión de 77 días pasar de ser una de las entidades más ineficientes del país, a la más rápida y bien organizada. El pasado 14 de marzo en las elecciones parlamentarias y consultas internas, la labor de la Registraduría fue un fiasco inconmensurable. Es de tal nivel, que todavía no se conocen los resultados oficiales de los escrutinios. Sin embargo, y como por arte de magia, el 30 de mayo logró tener los resultados de 99% de las mesas de votación una hora y media después de haberse cerrado las urnas. ¡Reingeniería como para un caso de estudio en Harvard Business School!En todo caso, lo incontrovertible es que hubo una diferencia más que significativa entre Juan Manuel Santos y Antanas Mockus (3.667.821 votos) y todo parece indicar que en el desenlace de la segunda vuelta del próximo 20 de junio tendremos como Presidente de la República al candidato del Partido de la U, a quien han adherido oficialmente quienes ya estaban con él desde la sombra.¿Dónde deja eso a los que creemos que nos merecemos líderes para quienes el fin no justifique los medios? ¿A los que pensamos que la lucha contra la corrupción debe ser de frente y sin agüero? ¿Que la vida es sagrada y los derechos de todos y cada uno de los colombianos también? ¿Que la libertad de prensa se nos está desvaneciendo y que el proceder y la manera de hacer política que hemos visto en los últimos ocho años tiene que cambiar?Claramente, nos deja en la oposición. Es una oposición fortalecida con el respaldo de 3.134.222 votos del Partido Verde, pero para consolidar su posición necesita el apoyo -a través del voto- de todos los miembros de los partidos que no están conformes conque sus directivas se hayan plegado al Acuerdo de Unidad Nacional de Juan Manuel Santos, y a los independientes que creen firmemente en la necesidad de cambio.Dentro del conservatismo somos muchos quienes no acataremos la directriz del Partido porque nuestros principios no son transables por una cuota burocrática y además porque no coadyuvaremos a que un personaje como Andrés Felipe Arias sea quien enarbole ahora las doctrinas por las que tanto lucharon hombres de un talante íntegro como Álvaro Gómez Hurtado, sólo por poner un ejemplo relevante. El Partido Conservador simplemente reptó hacia Santos y se plegó a lo que él defina hacer con ellos sin tener la dignidad de siquiera hacer un acuerdo en torno a unos puntos programáticos.En el liberalismo -donde la mayoría también reptó hacia la U- hay militantes que sienten la necesidad de seguir en la oposición, haciendo el control político en el cual han sido consistentes. En el Polo por otra parte, se encuentran molestos y su invitación es a votar en blanco. Eso es desde luego una manera válida de expresar su desacuerdo, pero sería mejor cooperar robusteciendo un movimiento de control y fiscalización sólido.No se tú… pero a mí sí me suena que es posible consolidar una Oposición de Unidad Nacional el próximo 20 de junio demostrando nuestro inconformismo a través del voto responsable. Aquí ya no se trata de apoyar o rechazar la candidatura de una persona, sino de salir a defender unos principios con coherencia y contundencia, y no sé tú, pero yo no podría vivir con mi propia conciencia si obrara de manera distinta.

VER COMENTARIOS
Columnistas