Gallinas o Gestapo

Gallinas o Gestapo

Noviembre 07, 2014 - 12:00 a.m. Por: Carlina Toledo Patterson

Cómo sería de útil que los hijos llegaran con un manual, porque en su educación uno trata de usar el sentido común, la sensatez, la intuición y termina rezando para que en la improvisación no se le vayan las luces. Equivocarse podría desencadenar efectos algo indeseados: que terminen con vidas díscolas, o consumiendo sustancias de una u otra naturaleza y/o no sirviendo para ser autosuficientes en la vida y eso es una de las grandes pesadillas de quienes tenemos hijos.Siempre he pensado que lo ideal es que los hijos provengan de parejas que en realidad deseaban tenerlos, porque eso aporta un entorno sano y amoroso a su alrededor, un entorno en el cual solemos ser como gallinas que protegen, educan, alimentan y nutren emocionalmente a sus pequeños. En el caso contrario, cuando resultan ser producto inesperado de hormonas adolescentes volátiles o de otras situaciones similares, está más que comprobado que aumentan las probabilidades de vivir en un medio de maltratos, abusos y falta de afecto. Creo que estamos cada día más cerca de tener el famoso manual para educar hijos. La sicología y las carreras afines que estudian los comportamientos humanos han contribuido con mucho conocimiento sobre la manera de educar y los efectos que una u otra decisión de padres puede tener sobre los hijos. El análisis beneficioso o tóxico que pueden tener los entornos socioculturales también es un gran avance y como madre no puedo sino agradecer que existan esas profesiones que ayudan con guías y parámetros.En Colombia hay una organización cuyo origen no tengo muy claro, pero me atrevo a deducir que tiene un cierto componente religioso (aunque ellos afirmen que son independientes en ese sentido). Se llama RedPapaz, y más allá de su origen -que en este momento no tiene relevancia- tiene como misión “representar a padres y madres y hacer visibles los factores que afectan la construcción de un entorno cultural positivo para la niñez y la adolescencia”. En ese orden de ideas, han gestionado en los últimos 11 años programas que giran en torno a contenidos en medios de comunicación, vida sana, uso sano de TICS, afectividad y sexualidad, convivencia y cultura de paz, aprendiendo a ser PaPaz e inclusión familiar. Personalmente he encontrado algunas recomendaciones muy valiosas en www.redpapaz.org y me parece que la posibilidad de denunciar aspectos como pornografía infantil, conductas inapropiadas en medios, bullying y maltrato infantil entre otros a través de www.teprotejo.org es una herramienta excelente porque finalmente todos somos corresponsables de crear entornos sanos para los niños en Colombia.No obstante sí debo manifestar una preocupación que me ha asaltado en el último par de semanas al leer mensajes de un chat de Consentidos, un grupo afiliado a RedPapaz, al cual he sido invitada y en el cual se discuten muchos de los anteriores temas. Claramente proteger a los hijos es nuestra obligación, proveer condiciones propicias para su desarrollo también. Sin embargo, no podemos confundir eso con no saber soltarlos, no confiar y de repente convertirnos en la Gestapo en casa, requisando, oliendo, exigiendo claves y desconfiando de la educación que nosotros mismos hemos impartido. Los padres también tenemos límites.En la cuenta de Twitter de RedPaPaz encontré la siguiente frase que ojalá ellos y todas las organizaciones afiliadas apliquen: “Acompáñame a crecer pero NO me ahogues, yo crezco más con mis errores que con toda tu sabiduría”.

VER COMENTARIOS
Columnistas