El extraño mundo del Doctor Ale

El extraño mundo del Doctor Ale

Mayo 24, 2013 - 12:00 a.m. Por: Carlina Toledo Patterson

El lunes pasado, a un inmenso salón del Centro de Convenciones Plaza Mayor en Medellín, acudieron desde las recónditas cavernas del país los miembros más recalcitrantes de la godarria nacional, para homenajear al Procurador Alejandro Ordóñez. También llegaron todos aquellos que de una u otra manera se identifican ideológicamente con él, o le temen y con su presencia buscan ganar indulgencias en vez de inhabilidades. Hace casi un mes en Bucaramanga se organizó un homenaje similar y a ese acto llegaron cerca de 300 personas. En Medellín dicen que fueron 1.200. Evidentemente quienes organizan y asisten a este tipo de actos están en todo su derecho de hacerlo, más cuando se está buscando alinear a un grupo significativo de personas bajo la sombrilla de una ideología o un movimiento con miras al futuro. Porque claro, yo creo que a nadie le cabe la menor duda que una candidatura de Ordóñez a la Presidencia es lo que se nos viene encima y más temprano que tarde. Estará esa campaña adornada de halos de santidad y virtud nunca antes vistos en Colombia. Hay quienes dicen que es una estrategia del uribismo para atajar el vuelo que está cogiendo la inusitada y cuestionable campaña de Francisco Santos Calderón, autoproclamado precandidato del expresidente. De todos es sabido que ‘Pachito’ jamás ha sido de los afectos sinceros de Álvaro Uribe Vélez, quien hasta de lagarto lo trató en público mientras fue su vicepresidente y claramente no querrá verlo como primer mandatario, enarbolando sus ideas y cuidando de sus tres huevitos. De manera que algo de verdad puede tener esta teoría y ¿quién mejor para ser la cara frontal de ese movimiento ‘puro’ de Uribe, que un godo de racamandaca como Ordóñez? Éste, al igual que el senador Roberto Gerlein, ha removido hasta el tuétano los ánimos bastante dormidos del conservatismo de azul de metileno y es desde luego un bocato di cardinale para alguien como Uribe.Pero trascendiendo un poco a esas elucubraciones políticas, visualicemos mejor lo que sería ese extraño mundo del Doctor Ale si fuese Presidente y lo que nos esperaría en manos suyas.Por un lado es bastante probable que ese temita del Estado laico quedaría en entredicho y que entraríamos en un reinado del Opus Dei donde llevaremos silicios bajo la ropa para recordarnos que en esencia somos pecadores. Se haría el amor solo para procrear y cuando sea el día, esa actividad se desarrollará sin protección alguna. De repente nos encontraremos con que en Colombia se ha disparado la natalidad, aumentarían los índices de enfermedades y pobreza y terminaríamos viendo en las calles muchas más escenas estilo ‘Les Miserables’ de lo que vemos hoy en día.Evidentemente eso del sexo tendrá que ser solo entre hombres y mujeres, porque todas las demás alternativas estarían fiscalizadas, vetadas y censuradas. Lo mismo nos sucederá a los periodistas que denunciemos hechos irregulares en los medios de comunicación, porque eso sí, nadie que disienta del Doctor Ale podrá pronunciarse, so pena de ser estigmatizado de la manera más baja.Supongo que aquellos que hemos osado divorciarnos tendremos también nuestra dosis de censura por no haber perpetuado una familia como la ve Ordóñez, no obstante situaciones adversas. Y claro, aquellas mujeres que nos hemos manifestado en favor del aborto seremos para el Doctor Ale peor que las Brujas de Salem.Triste que ese sea un mundo ideal para algunos, sólo espero que esta sea una de esas visiones que jamás se dan.

VER COMENTARIOS
Columnistas