A cogernos de la mano

Septiembre 30, 2011 - 12:00 a.m. Por: Carlina Toledo Patterson

El viernes de la semana pasada el Ministerio de Educación Nacional realizó en Cali un encuentro llamado ‘Educación de calidad, el camino para la prosperidad’, en el cual se presentó un balance del tema en los departamentos de Valle, Cauca, Nariño y Chocó.El bombazo que soltó la ministra del ramo, María Fernanda Campo, durante la reunión fue que en la ciudad hay 70 mil niños que se encuentran por fuera del sistema educativo y según ella se debe a serias fallas en la recolección de información en áreas rurales o donde se encuentran asentadas las familias de menos recursos. A las autoridades locales les molestó por supuesto la cifra porque según sus datos no son 70 sino 20 mil niños, y el censo realizado por ellos no presenta anomalías ni deficiencias. El secretario de educación municipal, Miguel Castro, afirmó que “hemos hecho un ejercicio muy serio en la cuantificación de los niños por fuera del sistema y no es la cifra que entregó el Gobierno Nacional”.Como respuesta a la incomodidad, la Alcaldía divulgó el sábado uno de sus habituales comunicados en el cual informaba los resultados de su programa ‘Sin excusas, educación para todos’, una iniciativa con la cual según dicen superaron ya los 23 mil niños inscritos al sistema educativo gratuito de escuelas y colegios y cuyo objetivo es “afianzar la política pública de calidad donde las personas adquieran conocimientos y sean competitivos en el mercado laboral”.Claramente uno de los aspectos en los cuales la actual Administración Municipal buscó tener resultados concretos a corto plazo es el tema de calidad y cobertura educativa, porque el Alcalde concibe esto como el motor del desarrollo de la ciudad. No en vano se entregó de lleno a la construcción de megacentros educativos al estilo de la recién inaugurada ciudadela Un Nuevo Latir en Aguablanca. Comprendo y valido la indignación del Alcalde y el señor Castro porque no debe ser agradable que venga toda una ministra a decirle a uno que hay fallas complejas en cobertura educativa cuando uno piensa que va por buen camino. Sin embargo sí pareciera reflejar algo grave que además no es nuevo en esta Administración y que ha sucedido en un sinnúmero de temas en el transcurso de los últimos casi cuatro años: el Alcalde y sus secretarios han trabajado de manera desarticulada y casi a espaldas del Gobierno Nacional, lo cual a todas luces no es bueno para nadie.No en vano la Ministra sugirió al señor Castro que “se articule con el programa Red Unidos para saber dónde están los niños más pobres e ir a buscarlos hasta sus casas”. Tristemente las cifras de la Comisión Vallecaucana para la Educación (62.000 niños) parecieran darle la razón a los números de la Ministra.Lo único claro es que no hay nada claro. En este rifirrafe los grandes perjudicados (además de los niños), son a mediano plazo, la ciudad y el Departamento. Nos encontramos en el proceso de poner en marcha la proyección de la Región Pacífico con el objetivo de mirar a los ojos a los otros países de la Cuenca. No obstante, si continuamos con las fallas reveladas, será difícil lograrlo porque no tendremos suficientes personas calificadas y con las competencias requeridas para afrontar las nuevas demandas comerciales. Evidentemente ni Cali ni el Valle se pueden dar el lujo de tener rezagos en ese sentido, por lo tanto el gran reto de los futuros mandatarios será trabajar de manera mancomunada con el Ministerio y las distintas agencias del Gobierno para atender las necesidades reveladas. No hay opción.

VER COMENTARIOS
Columnistas