Velocidad vs. distancia

Velocidad vs. distancia

Enero 21, 2016 - 12:00 a.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Por supuesto que lo que debería interesar respecto a los desplazamientos en automóvil por la ciudad, más que sólo la velocidad máxima permitida, es la distancia, el tiempo, la seguridad y el placer que reporta el recorrido. Aumentar la velocidad tope de algunas vías sin considerar estas otras variables no es más que la improvisación típica de los alcaldes en Cali, y además el límite para las vías urbanas está dado por el Código de Tránsito de Colombia y es de 60 K/H (Artículo XI, Capítulo 106ª). Igualmente hay que pensar que a mayor velocidad más espacio entre los vehículos y por tanto menos capacidad de la vía.Pero criticar la medida, anunciada antes de tiempo por el alcalde es cierto, es inoficioso e igualmente prematuro pues aún no se conoce el plan al respecto que, informa la prensa, están elaborando los técnicos de la Secretaría de Tránsito. Sin embargo, hacer dicho plan sin que exista aún un verdadero plan vial para la ciudad sólo podrá terminar en unas cuantas medidas provisionales y anti técnicas, como suelen ser casi todas en esta ciudad donde además posteriormente poco se controla su cabal cumplimiento, ni se hace su oportuna evaluación.O su control se vuelve negocio como pasó con las cámaras, pero lo procedente es acabar con el negocio y no con las cámaras. O el control genera corrupción y por eso sería mejor que se hiciera cargo del tránsito la Policía, como en muchas partes del mundo, con lo que probablemente disminuiría algo. Pero ante todo es un problemas de educación y perseverancia por lo que es absurdo que cada director de dicha Secretaría cambie ciertas cosas en su periodo el que casi nunca es siquiera de cuatro años, en lugar a obedecer a un verdadero plan vial y limitarse a administrarlo.Y por supuesto una cosa es una autopista de verdad y otra muy diferente la mal llamada Autopista Suroriental que no es ninguna de la dos cosas. Por eso lo pertinente sería aumentar la velocidad sólo en vías en la que no lleve a más problemas. Como por ejemplo en el también mal llamado túnel de la Avenida Colombia, ya que acorta el tiempo, llevarla a 60 K/H no lo haría inseguro y porque al circular por allí no es ningún placer mirar sus feas paredes ni el techo (poco comparable con el cielo) y ni a los carros al lado casi todos con vidrios oscuros, por lo que entre más rápido se salga de él mejor.Finalmente lo que importa en las ciudades es en primer lugar la distancia a recorrer: a menor distancia, menos tiempo, más seguridad y si se quiere más placer pues se puede caminar. Que es lo que se puede hacer en las mejores ciudades del mundo, como igualmente en los mejores barrios de todas las demás, como en San Antonio en Cali, sólo que aquí toca hacerlo por las calzadas pues los andenes son una vergüenza. Y en Colombia sin lugar a dudas es mucho más agradable caminar en las ciudades intermedias, las que todos los indicadores señalan como las de mejor calidad de vida.De ahí que sea un error pensar apenas en los carros y sólo en su velocidad máxima y no en la promedio, que es la que cuenta para cubrir cierta distancia, y que depende de la correcta sincronización de los semáforos que haya en el recorrido, como también los simples cruces peatonales que deben tener semáforos accionados por ellos pero sincronizados con los demás y que los peatones tengan paciencia y no pasen corriendo, pues se trata es de evitar que las vías rápidas se conviertan en barreras urbanas como lo es actualmente la Cl 5ª.

VER COMENTARIOS
Columnistas