Paisaje & tradición

opinion: Paisaje & tradición

Ya hace más de medio siglo Le Corbusier habló de la importancia...

Paisaje & tradición

Diciembre 15, 2016 - 12:00 a.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Ya hace más de medio siglo Le Corbusier habló de la importancia de un acuerdo entre clima, paisaje y tradición (Willy Boesiger, Le Corbusier, Oeuvre complete 1938-46, 1955) pero como ya se dijo en esta columna (24/07/2014), en las ciudades andinas hay que agregar el relieve, que con el clima determina la vegetación local, constituyendo así sus paisajes, y todos juntos son los que generan las diversas variaciones de una misma tradición arquitectónica regional.Por ejemplo, en México, América Central y todo el norte de Suramérica, se presentan climas tropicales (muy calientes, calientes y templados, pero igualmente fríos o muy fríos, ya sean húmedos, secos o lluviosos) que no presentan estaciones y poco cambian a lo largo del año, y que dependen es de la altura sobre el nivel del mar y no de la latitud; aunque sí con marcadas variaciones de temperatura y humedad diarias, y temporadas secas o de lluvias más o menos regulares hasta hoy.Y en México como a todo lo largo de Suramérica, el relieve, a diferencia de la mayor parte de Europa o Norteamérica, está casi siempre caracterizado por altas cordilleras con sendos páramos, que en Colombia son tres separadas por grandes ríos, amplias sabanas, y anchos valles, culminando en largas llanuras costeras, algunas desérticas, territorios estos en los que se asientan la mayoría de las poblaciones y ciudades de la región, y extensas planicies y grandes selvas húmedas tropicales hasta hoy casi deshabitadas.En estos climas y relieves la vegetación es por supuesto muy variada y feraz. Desde bosques muy verdes de muchos y muy diversos grandes y pequeños árboles, arbustos tupidos o no, y una infinidad de hierbas, exuberantes durante la época de lluvias pero que adquieren un aspecto seco en los meses de sequía, hasta una vegetación espinosa en las sabanas más altas y frailejones en los páramos. Vegetación siempre acompañada por ríos de alta pendiente y sonoras y límpidas quebradas.Son todos bellos paisajes que sin duda reflejan lo cantado por el poeta Aurelio Arturo en Morada al Sur, 1963, cuando afirma que en su tierra natal, La Unión, en el Departamento de Nariño en Colombia, en donde nació en 1906, el verde es de todos los colores. Y cuando murió en Bogotá, en 1974, el rojo del ladrillo a la vista de las Torres del Parque, 1965-1970, obra cumbre de Rogelio Salmona, ya se destacaba contra el verde oscuro de los empinados cerros sobre los que se recuesta la ciudad.En conclusión, las tradiciones, como en un algoritmo, son generadas por climas, relieves y vegetaciones, y por tanto paisajes muy diferentes, pero que en este país son todos característicos del trópico. Así, en los campos las viviendas ancestrales que dejó aquí la época Colonial, suelen mirar hacia afuera desde sus corredores, los que en los pueblos y ciudades miran hacia adentro, a sus entrañables patios, ellos mismos inevitablemente todo un paisaje bajo el cielo, el que siempre es parte de cualquier panorama.Tradición que recuperó Salmona en la Casa de los Huéspedes de Colombia, 1978-1981, en Cartagena, y que continúan en el país algunos pocos arquitectos posmodernos en procura de una arquitectura regionalista y no copiada de las revistas de la moda arquitectónica. Lo que es de gran importancia frente al trastorno climático al que tanto ha contribuido la climatización mecánica de tantas edificaciones, alterando al mismo tiempo el coherente contexto urbano pre existente en casi todas las ciudades.Sigue en Twitter @BarneyCaldas

VER COMENTARIOS
Columnistas