Mi sueño

Mi sueño

Julio 05, 2017 - 11:35 p.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Es un plan integral a largo plazo para Cali, que parta del relieve, clima, paisaje y tradiciones del valle del río Cauca, que fue un humedal, después tierra ganadera y agrícola, y desde mediados del Siglo XX, monocultivo de caña y rápido crecimiento de la capital del Departamento. Hoy lo económico se basa en la agroindustria y los servicios, y lo social se caracteriza por fuertes inmigraciones principalmente de la Costa Pacífica, lo que lleva a una cultura híbrida marcada por clases sociales.

Hay que superar el centralismo con nuevos políticos. Que la propiedad privada cumpla su función social aplicando el impuesto de plusvalía. Recuperar el sistema de ciudades de Santander de Quilichao a La Virginia unidas por un tren regional. Y considerar el área metropolitana de Cali, del Cauca a la cordillera, y de Yumbo (industria sin vivienda) a Jamundí (vivienda sin ciudad); mientras los otros municipios vecinos son Palmira, una grata ciudad intermedia, y Candelaria y Florida, municipios rurales pero pegados a Cali.

Una Cali metropolitana con ciudades dentro de la ciudad que diferencien barrios, ensanches y suburbios. El centro ampliado: Centro Histórico, La Merced, las plazas de Cayzedo y San Francisco, San Antonio y El Peñón y San Nicolás. Norte: Centenario Granada y Versalles, y Vipasa. Sur: San Fernando y Tequendama. Lejano Sur: universidades, colegios y conjuntos de vivienda. Aguablanca: amenazada por una inundación. Más vivienda rural: invasiones y casas de recreo.

Controlar los usos del suelo. Vivienda: unifamiliar, multifamiliar en conjuntos o independientes. Comercio: local, barrial, sectorial y central. Mixto: vivienda y comercio en primer piso. Industria: contaminante y no contaminante. Equipamiento: cultural, escolar, deportivo, recreativo y de seguridad. Densidades: ocupación, alturas, aislamientos y retrocesos. Zonas abiertas: plazas, parques, zonas verdes, calles y avenidas.
Proteger las fuentes de agua y buscar otras y nuevos acueductos, racionalizar su consumo, y recoger las lluvias en reservorios. Buscar más energía solar, racionalizar su uso, y usar más gas. Reciclar las basuras y eliminar los basuros. Tener Internet libre. Tren de cercanías, Metro de superficie por el corredor férreo, y un sensato sistema vial para buses, taxis, motos, carros, y muchas ciclovías y estacionamientos para bicicletas. Y construir, regularizar, ampliar y arborizar los andenes.

Ver la importancia cultural, social y económica del patrimonio inmueble, y del reuso y no la demolición de lo ya construido. Replantear las normas para los edificios: circulaciones y dimensiones de espacios y volúmenes, sostenibilidad, climatización pasiva e iluminación natural, y respeto por lo pre existente. Hacer cumplir las normas de sismo resistencia, incendio y evacuación, considerar la huella ecológica de los materiales, los horarios para construcción y mantenimiento, y el depósito de materiales y escombros.

Proteger el paisaje natural: la Cordillera y el Parque de Los Farallones; los cerros de Las Tres Cruces, Cristo Rey, y de La Bandera; y las cuencas de sus ríos y quebradas, y construir reservorios en el piedemonte. Terminar de reforzar el jarillon del río Cauca para retomar su navegación. Recuperar los ríos Cali, Aguacatal, Meléndez y Pance con parques lineales; y establecer un cinturón verde alrededor de la ciudad para uso recreativo, agrícola y ganadero. Todo esto es uno de los sueños de la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali.

Sigue en Twitter @BarneyCaldas

VER COMENTARIOS
Columnistas