María, 150 años

María, 150 años

Octubre 18, 2017 - 11:35 p.m. Por: Benjamin Barney Caldas

A los muchos y muy merecidos eventos para conmemorar los 150 años de la publicación de la novela de Jorge Isaacs en 1867, hay que agregar a sus muchas ediciones posteriores la ilustrada con fotografías de Sylvia Patiño, de 2002, como también ‘María / A South American Romance’, su primera traducción al inglés, hecha por Rollo Ogden en 1890 y completada por José Spitzer-Uribe para su edición de 2012, también ilustrada por ella, ambas de editorSPatino, lo mismo que no pocos trabajos sobre las casas de hacienda en el valle del río Cauca, tan ligadas como están a ‘María’ y a sus paisajes, y no por nada la más conocida y visitada de las casas de hacienda de la región.

Comenzando por Demetrio García y Vásquez, Los Hacendados de la otra banda y la banda de Cali, 1928; Santiago Sebastián, Arquitectura Colonial en Popayán y Valle del Cauca, l965; Germán Téllez, La Casa de Hacienda, 1975 y 2007; María Antonia Garcés y Helena Mogollón, Haciendas Coloniales II, l978; Fernando Cruz Cronfly, En busca de María, los baños del Paraíso, 1984; el autor de esta columna en compañía de Francisco Ramírez, La Arquitectura de las casas de hacienda en el Valle del alto Cauca, 1994; y el trabajo que actualmente adelanta Andrés Erazo sobre la transmisión y transformación del espacio bajo cubierta… A los que hay que sumar ‘El Alférez Real’, 1886, de Eustaquio Palacios, igualmente ilustrado y reeditado por Sylvia Patiño, en 2003.

La importancia de la arquitectura en la literatura, especialmente en novelas y cuentos, es grande, como se puede ver en el libro de Umberto Eco, ‘Apostillas a El Nombre de la Rosa’, 1985, y en el de Willy Drews, ‘Arquitectura en prosa’, 2016. Así es en ‘La casa leída’, 1996, de Amparo Osorio y Gonzalo Márquez Cristo; ‘El Manantial’, 1943, de Ayn Rand; ‘Los Cuentos de la Alhambra’, 1832, de Washington Irving; ‘Casa Tomada’, 1946, de Julio Cortázar; ‘El amor en los Tiempos del Cólera’, 1985, y ‘Del amor y Otros Demonios’, 1994, de Gabriel García Márquez; ‘Los Pilares de la Tierra’, 1989, de Ken Follett; ‘El Arquitecto del Universo’, 2015, de Elif Shafak; entre muchos, no sobra decir.

Como se anunciaba en la exposición Arquitectura Escrita, 2010, en el Parque de las Ciencias de Granada, “puede decirse que en muchos escritores subyace necesariamente un arquitecto, un creador de espacios. Aunque, también a la inversa, la historia de la arquitectura no está sólo hecha de edificios o ciudades reales, sino de esas imágenes y textos que plasmaron los proyectos o sueños utópicos y nunca pasaron del papel”, y se mencionan “algunos espacios ideados por escritores como Umberto Eco, Federico García Lorca, Jorge Luis Borges o Italo Calvino”; aunque en el caso de Isaacs es justo lo contrario: las casa y su vivencia en ella lo llevan a idear su novela.

Posteriormente, en 2016, la Universidad de Granada invita al seminario ‘Casas de citas. Lugares de encuentro de la Literatura y la Arquitectura […] planteado como uno de los lugares de confluencia de la arquitectura [la casa] y la literatura [la cita]’. Relación de la que no queda duda alguna después de leer a Isaacs cuando describe la casa de la hacienda La Rita también del papá de Isaacs: “La casa grande y antigua, rodeada de cocoteros y mangos, destacaba su techumbre cenicienta y alicaída sobre el alto y tupido bosque del cacaotal”. (Edición de Sylvia Patiño, 2002, p/f. 76, p. 78); o, “ya esa casa cerrada y sus contornos solitarios y silenciosos: ¡entonces el amor que nacía y ya el amor sin esperanza! (p/f. 264, p. 265).

Sigue en Twitter @BarneyCaldas

VER COMENTARIOS
Columnistas