Isthmus, 15 años

Isthmus, 15 años

Octubre 01, 2015 - 12:00 a.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Cursos concentrados; intercambio de estudiantes con escuelas y despachos de arquitectura de diferentes partes del mundo; invitación permanente a profesores y conferencistas de diversas nacionalidades; recorridos y visitas a obras; viajes de estudio como parte de la carrera; postgrados en bioclimática y diseño; foros internacionales; y una biblioteca cada vez más completa pues de alguna forma se le suma la propia de sus muchos visitantes.La Escuela de Arquitectura y Diseño de América Latina y el Caribe reúne permanentemente en Panamá, desde hace quince años, arquitectos, conferencistas, profesores y estudiantes, por dos o tres semanas cada vez, generando un intercambio intenso y muy fructífero que terminará haciéndose sentir cada vez más en toda nuestra región. Por lo pronto, sus innovaciones las han tomado muchos programas de arquitectura en nuestros países de una manera u otra.Y por supuesto la importancia de esto es considerable ante la globalización inminente del ejercicio de la profesión aquí. Nuestros edificios, aun más que en el mundo industrializado, deberían ser inteligentemente económicos y no engañosamente baratos, al volver a tener en cuenta climas, relieves, paisajes, tradiciones y circunstancias de cada lugar. Lo que lleva a pensar que nuestra bienal de arquitectura, por ejemplo, debería ser Grancolombiana, centrada en el trópico iberoamericano.Es decir, concentrada en una arquitectura sostenible y contextual, y por lo tanto ética, que se defienda con razones y no con caprichos. La que desde luego es preciso contrastar con la de otras partes pero ya considerando las diferencias geográficas e históricas. Nos sacaría de la frivolidad estética en que hemos caído, por la que afortunadamente comenzamos a preocuparnos todos y no apenas algunos críticos y arquitectos.Precisamente ‘Arquitectura y Clima’ fue el tema del XIII Seminario de Arquitectura Latinoamericana, SAL, realizado en Panamá en 2009, organizado por Isthmus. Allí quedó claro que nuestro patrimonio urbano y arquitectónico común, tan relacionado con nuestra identidad, es también parte fundamental del concepto de sostenibilidad y no apenas lo bioclimático, y que es cada vez mayor el interés en reutilizar lo ya experimentado incluyendo en primer lugar lo ya construido. Como lo escribió José Ortega y Gasset en alguna parte: “La arquitectura no es, no puede, no debe ser un arte exclusivamente personal. Es un arte colectivo. El genuino arquitecto es todo un pueblo. Este da los medios para la construcción, da su finalidad y da su unidad... Los edificios son un inmenso gesto social”. Y una definición amplia de la arquitectura debe incluir ahora, además de la culta, la popular de las barriadas y la vernácula de los campos, la de los arquitectos formados en las universidades, pues coexisten influenciándose mutuamente, formando ciudades.Por todo lo anterior Carlos Morales Hendry, creador y director de Isthmus, es uno de los arquitectos que más han hecho en Colombia por la enseñanza de su profesión, y además lo consolida como un gran divulgador de nuestra arquitectura. En pocas palabras, ha ejercido todo un liderazgo en su enseñanza y práctica, y sobre todo en cambiar su enseñanza, lo que comenzó cuando fue decano de arquitectura en la Universidad de los Andes en Bogotá, por más de quince años, y ahora en Panamá otros quince.

VER COMENTARIOS
Columnistas