Homo deus

Diciembre 01, 2016 - 12:00 a.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Breve historia del mañana es como subtitula inteligentemente el historiador Yuval Noah Harari (Kiryat Ata, Israel, 1976) su reciente libro, pero es mejor leer su primer capítulo, La nueva agenda humana, después del resto. O, si se insiste en comenzar por el principio, no aterrarse con lo que allí se descubrirá (a lo que ayuda lo ameno de su escritura) y continuar adelante para encontrar explicaciones, muchas preguntas pertinentes y mucha información al respecto, y en últimas más conocimiento.“¿Cómo mueren exactamente los humanos?”, o, “¿Quiere […] saber cómo los ‘cíbors’ [seres formados por materia orgánica y dispositivos tecnológicos que tienen por objetivo mejorar las capacidades de la parte orgánica] superinteligentes podrían tratar a los humanos […] corrientes?”, o, “¿Por qué los intentos de consumar el humanismo podrían suponer su ruina?”, o, “¿Quién dará sentido a la vida y nos protegerá del caos?”, “¿Sobre qué bases podríamos tomar decisiones?”, y, entonces: “¿Adónde ha ido a parar todo el poder?”.Que “cuanto más sabemos, menos podemos predecir.” De lo que se sigue que “el conocimiento que no cambia el comportamiento es inútil”. Y por eso es que “Los historiadores estudian el pasado, no con la finalidad de repetirlo, sino con la de liberarnos del mismo”, y en consecuencia “imaginar destinos alternativos”. En conclusión “la única y mayor constante de la historia es que todo cambia”, y que “a menudo […] la modelan pequeños grupos de innovadores que miran hacia el futuro y no tanto masas que miran hacia el pasado”.       Que, sencillamente, un algoritmo “es un conjunto metódico de pasos que pueden emplearse para  hacer cálculos, resolver problemas y alcanzar decisiones”, pero que “paradójicamente, el mismo poder de la ciencia puede aumentar el peligro, porque hace que los ricos sean complacientes”. O verdades  como que: “La némesis [castigo o venganza] real de la economía moderna es el colapso ecológico”, o que: “El mayor de los descubrimientos científicos fue el de la ignorancia”,  o que: “No hay justicia en la historia”. Preguntas, informaciones y conocimientos sobre el futuro que les permitirá a muchos enfrentar un presente amenazado por un eventual desastre nuclear como por el evidente trastorno climático actual, precisamente para evitar su ‘némesis’. O discernimientos que les permitirán a muchos arquitectos, por ejemplo, enfrentar seriamente el problema climático, puesto que es debido en buena parte a los malos diseños de los edificios: a una mala arquitectura, lo que nos afecta a todos en las homines civitas.Esta breve historia del mañana sin duda alguna hará historia en este caótico presente, pues no en vano el libro anterior de Harari, Sapiens. De animales a dioses, Una breve historia de la humanidad, 2013, del que ya se habló en esta columna (Preguntas, 28/05/2015), ha sido traducido a treinta idiomas y se ha vendido más de un millón de ejemplares en tres años, según la editorial Debate, responsable de la edición en español.Y al fin y al cabo Harai termina su nuevo libro preguntando “¿Qué es más valioso: la inteligencia o la conciencia?”. Y contesta a continuación con otra pregunta “¿Qué le ocurrirá a la sociedad, a la política y a la vida cotidiana cuando algoritmos no conscientes pero muy inteligentes nos conozcan mejor que nosotros mismos?”. Aliste pues los $52.000.oo (USD 17) que cuesta el libro por que si que los vale: es como si fuera un algoritmo consciente.Sigue en Twitter @BarneyCaldas

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad