Fin de año sin puentes

Fin de año sin puentes

Diciembre 24, 2015 - 12:00 a.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Muy buen regalo para los ciudadanos (ya que todos somos peatones en algún momento) y para la ciudad, el que por fin se comiencen a desmontar los llamados puentes peatonales, mal llamados así pues no cuentan con ascensores o escaleras mecánicas. Pensados para agilizar el tránsito vehicular, al no tener que detenerse para dar paso a los peatones, no sirven, por consiguiente, si hay personas que no los puedan usar o, peor, si hay que constituir largas barreras urbanas para obligarlas a hacerlo. Como en la Calle Quinta, donde están separados unos de otros por muchas cuadras. Y pensar en ponerlos en todos los cruces es una locura.Pero, además, desde el punto de vista del peatón este tipo de estructuras no sólo le alargan el camino, si tiene que buscarlas a varias cuadras y regresar al mismo punto sólo que al otro lado de la vía, con respecto a un paso vehicular o con semáforos en los que apenas tiene que esperar (a diferencia de las “cebras” en donde debería tener prelación como en todas partes). Y, como se ha dicho varias veces en esta columna, no los puedan usar los más necesitados: ancianos, gente en sillas de ruedas o con problemas de movilidad, mujeres embarazadas o con niños pequeños o coches con bebes, y por lo tanto es falso eso de que brindan seguridad a todas las personas.El hecho es que los automovilistas tienen que aprender a respetar a los peatones y estos caminar sólo por los andenes y a cruzar las calles sólo por las esquinas. Pero por supuesto tendrían primero que exigir que se amplíen y se allane su suelo, hoy por hoy lleno de huecos y desniveles, y que se regularicen los carriles de las vías, lo cual agilizaría el tránsito y lo haría más seguro, dando todo el espacio sobrante a los andenes. Y los automovilistas tendrían que exigir semáforos coordinados para obtener ‘olas verdes’, y que se les dé continuidad a las vías de un extremo al otro de la ciudad, pues ahora son todo un vericueto, y que sean visibles para peatones y automovilistas.Y sin puentes peatonales la ciudad ganaría pues no hay nada que afecte tan desagradablemente el espacio urbano como esos puentes, aparte de las vallas exteriores, las antenas descomunales y las redes aéreas. Además tapan el paisaje cuando lo cerros están al fondo y ellos mismos son bastante feos. Pero si la fealdad es el alejamiento del conjunto de aquellas características que una sociedad considera convencionalmente como bonito, atractivo o deseable, sea en una persona o un objeto ¿será que los que los ´’diseñan’ creen que los caleños han desarrollado un canon de belleza a partir de lo contrahecho?Menos mal que son metálicos (es posible que el alcalde Guerrero recuerde que en su primera alcaldía los había pensado de hormigón, como le consta al autor de esta columna quien lo convenció de que mejor fueran desmontables) y se pueden utilizar en otras partes en donde se les pueda poner rampas más cortas aprovechando desniveles del terreno como los que se presentan a lo largo de la Avenida de Circunvalación, por ejemplo. Y ojala el puente peatonal que se piensa construir para unir La Tertulia con la Casa Obeso, hubiera sido un concurso y no asignado a dedo, pese a que va ser costeado por los contribuyentes y que estará en pleno espacio público.

VER COMENTARIOS
Columnistas