Estacionamiento regulado

Estacionamiento regulado

Enero 12, 2017 - 12:00 a.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Excelente noticia para Cali es la de que se esté estudiando un proyecto, como parte de las urgentes medidas para financiar el MÍO, mediante el cual se tendrá que pagar por estacionar en la calle en lugares como San Antonio, El Peñón, el Parque del Perro, Imbanaco, Tequendama y Versalles (El País 08/01/2017), como por ejemplo ya se hace en Medellín. Y ojalá aumenten mucho las multas a los que insistan en treparse a los andenes, lo que en San Antonio es todo un atropello contra sus habitantes dado lo estrecho de sus viejas aceras, por lo demás irregulares y muchas en mal estado, obligándolos a caminar por las calzadas.Y desde luego sería preciso aumentar el control en el Centro, en donde ya está prohibido estacionar en las calles, a los que permanecen en el carro esperando a alguien, pues otra cosa es detenerse un momento para bajar o recoger pasajeros. E igualmente es bienvenido el que también se les cobre a los parqueaderos privados improvisados ‘temporalmente’ en casas demolidas con tal fin ante la inoperancia de Planeación Municipal respecto a lo que toca con el patrimonio construido de Cali, como vergonzosamente sigue pasando en el Centro y San Antonio.Como se propuso en esta columna hace años (¿Por qué? 04/04/2002) los restaurantes deben tener estacionamientos propios como se acostumbra en muchas partes, entre ellas en Ciudad de Panamá en donde independientemente de su tamaño tienen que tener un estacionamiento propio por cada cierto numero de mesas. Y lo mismo se debería hacer aquí además con ciertos almacenes, oficinas grandes y supermercados, prohibiéndoles que usen ‘sus’ antejardines y andenes con tal propósito, y como lamentablemente sucede en muchas calles de Cali.Desde luego que los lugares de estacionamiento son esenciales para los viajes en automóvil particular, y por ello existe la tendencia a creer que los lugares para estacionarse son un requisito esencial de la planeación urbana, y muchos lo consideran un derecho y un bien público que debe ser gratuito. Pero desconocen sus costos subsidiados y lo que los espacios de estacionamiento representan para la calidad de vida en la ciudad. En conclusión, “estacionarse en el espacio público no es un derecho y tampoco tiene por qué ser un servicio gratuito” (Salvador Medina, Letras Libres, 26/04/ 2001).Por lo demás, en muchos ciudades se implementan estacionamientos regulados en las calles con el objetivo de garantizar un espacio mínimo para los carros de los residentes de una zona concreta y fomentar la rotación de vehículos de los no residentes. Y por eso se alterna periódicamente el costado en el que se puede estacionar, lo que facilita la limpieza de las vías e identificar los carros abandonados en ellas, como también favorecer los andenes, y a los peatones por supuesto, especialmente cuando aquellos son muy estrechos, como es el caso en tantas partes en Cali.Asimismo se tendrían que hacer estacionamientos gratuitos próximos a los paraderos del MÍO en la periferia de la ciudad cuyo fin es alentar a los conductores a dejar en ellos su vehículo y acceder a otras partes de la ciudad mediante el transporte público. Constituyéndose en intercambiadores que fomentan la intermodalidad entre el transporte privado y el transporte colectivo público (ver Wikipedia), el que en Cali es perentorio que incluya un tren de cercanías a todo lo largo el corredor férreo y otro a Palmira para salvar al MÍO, ¿qué es lo que esperan?Sigue en Twitter @BarneyCaldas

VER COMENTARIOS
Columnistas