El sino del corredor

Mayo 17, 2017 - 11:55 p.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Dice Yuval Noah Harari (Homo Deus, Breve historia del mañana, 2016, p. 83) que “la única y mayor constante de la historia es que todo cambia” y aunque el príncipe de Lampedusa prevenía “que todo cambie para que todo siga igual” las ciudades sí que han cambiado. Ya no se pueden desarrollar apenas con planes parciales que se abandonan o modifican con cada alcalde, obras públicas que no se terminan, con diseños realizados por especialistas sin una visión global previa, y siguiendo políticas parciales que además no se cumplen. Su futuro no puede desconocer su historia y se debe aprender de sus errores.

Como afirma Sebastian Conrad (Historia Global / Una nueva visión para el mundo actual, 2016, p. 7) “no cabe duda de que en la actualidad se vive un auge de la historia mundial/universal/global” sobre todo si se considera lo inherente a lo medioambiental “pues la contaminación y el cambio climático, a todas luces, trascienden las fronteras políticas y culturales (p. 108) y concluye confirmando “el triunfo de la historia global como paradigma” (p. 209) es decir como “una teoría o conjunto de teorías cuyo núcleo central […] suministra la base y modelo para resolver problemas y avanzar en el conocimiento” según define la palabra paradigma el nuevo Diccionario de la Lengua Española, DLE.

Precisamente una teoría es lo que no existe en la ampliación de la carretera a Buenaventura (desde el retén forestal hasta la escultura de María Mulata) y la prolongación de la Avenida Ciudad de Cali, por detrás de la Universidad Autónoma, hasta la entrada a Jamundí (El País 13/05/21017). Pues, ¿qué se ha previsto para la entrada a la ciudad de esa nueva doble calzada y para la prolongación de la Avenida Ciudad de Cali hasta Yumbo? No hacerlo es desconocer que esta ciudad no es semiconcéntrica, como se creyó mal a mediados del Siglo XX, sino lineal, Este-Oeste, desde su inicio, y que ahora lo es Norte-Sur y lo será cada vez más; de ahí que sea preciso insistir en la importancia del corredor férreo.

Afinando lo dicho en Caliescribe.com (01/01/2014) por los 100 metros de ancho del corredor férreo, conformando un par vial multimodal, cabría a cada lado un andén de 5 con una fila de árboles muy seguidos para dar sombra y disuadir a los carros de subirse, una calzada de 10 con tres carriles para el tránsito local y los buses alimentadores del MÍO, un espacio de 5 para una ciclovía de dos sentidos, un separador de 5, 10 para otra calzada de tres carriles para tránsito rápido con peaje, otro separador de 5, y un espacio de 5 para una de las dos vías del tren de cercanías, lo que suma 45. Más un separador central de 10 donde irían las estaciones, a las que se accedería desde arriba por los varios puentes que cruzan el corredor férreo y otros más por supuesto.

O sea que quedarían 30 metros para largas zonas verdes lineales y paralelas, entre Yumbo y Jamundí, debidamente separadas de los carros y trenes por sendos setos vivos con una malla al centro para evitar el paso de personas y animales, conformando la alameda más larga del mundo en recuerdo de las varias que tuvo esta ciudad, de las que sólo quedan retazos. Pero tal parece que en Cali todo debe seguir igual para que nada cambie la historia de su mañana negándose a aprender de sus errores, lo mismo que se niega a mirar sus tres bellos cerros y su alta cordillera detrás con sus muy bellos farallones, mientras abandona sus siete ríos que fueron también bellos pero que ahora sólo son muy amenazantes.

Sigue en Twitter @BarneyCaldas

VER COMENTARIOS
Columnistas