El arte y la calle

Abril 05, 2017 - 11:55 p.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Si algo tiene que ser totalmente libre es el arte, pero en el espacio público no puede ser obligatorio para todos. Lo que para unos puede ser música para otros no pasa de ruido ajeno, y lo que son murales para otros, para algunos no pasan de mamarrachos. Y por supuesto esta polaridad cambia según los diferentes sectores, barrios y vecindarios de la ciudad. Lo que es significativo en unas partes puede no serlo en otras, y en los centros urbanos, comunes a todos, además se conforma una imagen colectiva y tradicional; y lo mismo sucede con los monumentos.

Pero si bien se pueden señalar lugares en donde sea permitido hacer murales, y controlar el volumen exterior de la música en cada parte de la ciudad, los edificios inevitablemente están presentes en todas sus calles: las conforman y su presencia es por lo tanto obligatoria. Y de ahí que su arquitectura no sólo sea arte, como también lo advirtió Rogelio Salmona, y que lo obligatorio sería que se deba considerar la del lugar en el que se van a emplazar. No hacerlo es tan irrespetuoso con los demás como pintar un mural encima de otro o poner la música más duro que los vecinos obligándolos a oírla.

Impensable que el dibujo, el grabado, la serigrafía, la pintura y la escultura, la literatura, el teatro, la ópera, la danza o la fotografía y el cine fueran las mismas y obligatorias y para todos. Ni siquiera las lenguas lo son pues además de ser muchas y diferentes, todas tienen costumbrismos y acentos locales, al punto de que los brasileños, por ejemplo, ya dicen que hablan brasileño y no portugués. Y que tal un mompa costeño hablando pastuso en Bogotá con un paisa de carriel que le contesta como caleño.

Y por supuesto una cosa es una calle de un barrio cualquiera, y otra muy diferente una avenida importante de la ciudad; y una cosa es una casa de un piso en las afueras y detrás de un amplio antejardín arborizado, y otra un alto y agresivo edificio de uso público en todo el costado de un parque tradicional. Y ni se diga las enormes vallas publicitarias aéreas o tapando las fachadas de los edificios, como lamentablemente insisten en La Tertulia -nada menos que un museo de arte- en dar el mal ejemplo, como igual sucede en San Antonio, pintado de colores chillones las casas pese a estar prohibido.

Hay que recordar de nuevo que según el Acuerdo N° 179 de 2006, del Concejo de Cali, Artículo 9, se prohíbe la publicidad exterior en las edificaciones públicas, con excepción de ?los escenarios deportivos; el Artículo 10 la prohíbe explícitamente en los inmuebles de interés patrimonial, y establece un área de influencia; el Artículo 8 limita su dimensión a cuarenta y ocho metros cuadrados; y el Artículo 19, Parágrafo 2, ordena a las Autoridades proceder a removerla cuando está en un lugar prohibido y sin el cumplimiento de los requisitos establecidos para su instalación.

Las ciudades, escenario de la cultura según las definió el sociólogo e historiador Lewis Mumford (La cultura de las ciudades, 1938), son grandes y complejos artefactos de tres dimensiones, que habitan y recorren los ciudadanos diariamente a lo largo de los años y las décadas. Y están constituidas por edificaciones que conforman espacios públicos, como lo son sus diversos tipos de calles, plazas y parques, su patrimonio construido, por lo que en consecuencia son importantes urbanamente, y no apenas los bienes de interés cultural, y lo que pasa en ellos lo es económica como social y culturalmente para todos.

Sigue en Twitter @BarneyCaldas

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad