¿Cultura?

¿Cultura?

Septiembre 27, 2012 - 12:00 a.m. Por: Benjamin Barney Caldas

En las muchas páginas dedicadas a los 30 años de Semana, ni una línea sobre las ciudades, que son el escenario de la cultura, como lo dijo Lewis Mumford (La cultura de las ciudades, 1938), y pese a que ya casi el 80% de los colombianos vivimos en ellas, por lo que la inequidad de que habla Antonio Caballero se da allí principalmente. Ni una línea sobre la arquitectura, pese a que tenemos que devolverle a esta antiquísima profesión la conformación de las ciudades, como lo dijo Jane Jacobs (Vida y muerte de las grandes ciudades, 1961), y quitársela al negocio especulativo del suelo urbano, no ‘regalando’ casitas si no haciendo ciudad: espacio y equipamiento urbano. Ni una línea sobre Rogelio Salmona, el más importante arquitecto latinoamericano de la últimas décadas, quien pensaba que “destruir la ciudad es destruir la civilización” (Politeia Nº 17, 1995), y a quien Keneth Framton propuso para el Premio Prizker, como también el arquitecto John Cortez Calderón, apoyado por la Junta Directiva de SCA NY. Pero aquí no hicimos el necesario cabildeo como sí lo hicieron los brasileros.Hasta aquí la carta enviada a Semana solicitándoles que la publicaran junto a las muchas merecidas felicitaciones que recibirían, pero como otras antes sobre el tema tampoco la publicaron. La verdad es que su interés por las ciudades y la arquitectura, no ha pasado de pobres artículos que más parecen propaganda pagada, y que afortunadamente ya suspendieron. En la edición dedicada al patrimonio nacional, en 2005, la arquitectura en el Valle del Cauca no existe, y tal parece que lo único que ven de esta ciudad es “la metrópoli del bisturí” como titularon un artículo sobre Cali en 2005. Y cuando se han preocupado por la arquitectura, lamentablemente lo han hecho solo con la de otras partes, pero no la más interesante para nosotros y ni siquiera la mejor. La triste realidad es que en nuestros medios de comunicación la preocupación por las ciudades y sus arquitecturas ha sido muy escasa, y que se suele confundir la cultura apenas con la literatura y el espectáculo, y si acaso con la pintura, la música, el ballet, el teatro y el cine (¿Ciudad? en El País es una excepción).Como se ha dicho desde la antigüedad y lo repitió Ludwig Wittgenstein, la arquitectura es para inmortalizar o glorificar alguna cosa. “Así que mal puede haber arquitectura cuando no queda nada para glorificar” concluía el célebre filósofo vienés y arquitecto aficionado (Félix de Azúa: Diccionario de las artes, 2002). No podía prever que aquí se “glorificaría” el gusto arribista y dependiente culturalmente que nos invade, generalizando una nueva sub cultura de nuevos ricos, lamentablemente asumida por muchos, que busca ser reconocida ya vuelta negocio. Para peor de males, entre nosotros aún es total la falta de interés por una arquitectura que ahora debería ser para mejorar nuestras viviendas y ciudades. Lo demuestran revistas que como Semana, con su ‘especial’ de la construcción (17/03/2008), no pasan de hacer sólo propaganda, y pareciera que mientras pauten están dispuestos a publicar cualquier cosa y hacerla pasar como información seria. Y hablan de “grandes ligas” refiriéndose a la arquitectura como si se tratará de un deporte y no del escenario de la cultura.

VER COMENTARIOS
Columnistas