Ciudad informal

Ciudad informal

Octubre 20, 2016 - 12:00 a.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Es esta que no guarda formas ni reglas, a cuya economía informal se suma la oculta por evasión fiscal o control administrativo, incluyendo el narcotráfico. Cuyo transporte es en parte igualmente pirata, como muchas conexiones a las redes de energía y agua, a lo que se añade el uso 'informal' de las calles en las que se circula en contravía o por los andenes o se estaciona en estos, y los antejardines se convierten en 'parqueaderos exclusivos' o se los construye igual que los pórticos. Donde abundan las invasiones de terrenos públicos o privados y se construye y destruye sin permiso alguno, incluyendo edificios y casas supuestamente protegidos por ser de interés cultural, o se les cuelgan grandes pancartas.El resultado es ese Frankenstein de formas del que habló Antonio de Roux en El País en días pasados (29/05/2016). Es ese Prometheus moderno que se ha ido apoderado de la ciudad pero sin siquiera proponérselo, lo que lo hace más grave aún. Es el caos, un desorden que viene de lo imprevisible, debido a la incapacidad de considerar todas las variables que definen los acontecimientos futuros. Es esa ciudad que tiene rápidamente muchos nuevos habitantes ('idiotés', como llamaban los griegos a los que no están integrados a la 'polis'), pero muy pocos ciudadanos que puedan ser considerados como miembros activos de un Estado, titulares de derechos políticos, sometidos a sus leyes y con una cultura urbana.Pero, como dice el diccionario, idiota también es el que carece de toda instrucción. Por eso la urgencia de una educación cívica, comenzando por las autoridades, como ya se ha sugerido reiteradamente en esta columna, incluyendo la urbanidad. Y que mejor que leer de nuevo a Manuel Antonio Carreño (Caracas, 1812-1874 París), músico, pedagogo y diplomático venezolano, quien escribió su 'Manual de urbanidad y buenas maneras / de consulta indispensable para niños, jóvenes y adultos', en 1853 o 1859, publicado por entregas y que, de gran repercusión a nivel mundial, se usó en las escuelas de Venezuela en las que tal parece no estudió Nicolás Maduro.El título del capítulo IV: 'Del modo de conducirnos en diferentes lugares fuera de nuestra casa', lo dice todo respecto al uso de los espacios públicos de las ciudades, principiando por sus calles que, entanto parte de la Patria, es aquella extensión del territorio gobernada por las mismas leyes que esta. “Conduzcámonos en la calle con gran circunspección y decoro [donde] nuestro paso no debe ser ordinariamente ni muy lento ni muy precipitado” (p. 139), mientras que en los establecimientos públicos “hay que abstenerse de ‘levantar la voz’ (p. 168), pues “nuestros deberes para con el público están todos refundidos en el respeto a la sociedad” (p. 426), es decir, el respeto a los otros.Y el complemento a Carreño es por supuesto el 'Manual de civismo', 2014, de Victoria Camps y Salvador Giner, y no sobra leer 'La república' de Platón y la 'Política' de Aristóteles, pero si es imperativo hacerlo con 'La cultura de las ciudades, 1938', de Lewis Mumford, para no improvisar en su manejo, y dilapidar buenas ideas o sólo lágrimas, tanto desde lo público como de lo privado, pues para hacerlo adecuadamente es preciso tener antes una 'idea' de ciudad, de ciudadano y de urbanidad; ese “conjunto de reglas que tenemos que observar para comunicar dignidad, decoro y elegancia a nuestras acciones y palabras” del que habla Carreño (p. 46). Una paz urbana de la que no habla el acuerdo.Sigue en Twitter @BarneyCaldas

VER COMENTARIOS
Columnistas