ChipiChau

ChipiChau

Marzo 28, 2018 - 11:35 p.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Poner un centro comercial en las viejas y desocupadas bodegas y talleres del Ferrocarril del Pacífico en Cali, llamado Chipichape, fue una buena idea pero con las sucesivas remodelaciones que se han hecho ya no queda nada de su imagen histórica, cosa que tal parece que los comerciantes ignoran que es un mal negocio. No entienden que al usar para cada remodelación nuevos arquitectos, estos, fieles a la equivocada arquitectura que se está haciendo en la ciudad, ignorarían lo existente, y precisamente lo que querían los que querían borrar toda huella del pasado de ese lugar sin ver que precisamente eso era lo que lo hacía diferente y atractivo, y no apenas en la ciudad sino en el país.

Afortunadamente nada les diría que el nombre de dichas instalaciones del ferrocarril, construidas por el ingeniero antioqueño Neftalí Sierra, e inauguradas en 1934 y lo único que queda que las recuerde, al parecer se originó en las etiquetas puestas en las cajas indicando la ‘forma de envío’ escritas en inglés: ‘Shipping shape’, o de la expresión ‘Ship Shape’ usada por los ferroviarios norteamericanos, o si no tendríamos un ChipiMall, más ‘in’ aún. Nombre que desde luego se apresurarían a cambiar si se comprobara que la palabra chipichape tiene un origen indígena, lo que paradójicamente es un gancho comercial… pero en Europa en donde las mochilas Wayú triunfan antes de ser moda aquí.

Y, si como si no fuera suficiente con haber borrado totalmente la bella imagen industrial que tenían los talleres, como si fuera incompatible con una imagen comercial; ni se diga del despropósito del largo puente en diagonal que une el Centro Comercial Chipichape Cali y Pacific Mall, que es privado pero invadiendo el espacio público, como si se quisiera separarlos de la ciudad en donde están, y unir dos ‘cosas’ tan diferentes como lo son esos dos centros comerciales. Y seguramente ya habrá quienes deben estar ‘pensado’ en otros puentes similares que los conecten con la mole que están construyendo en la base del cerro de Las Tres Cruces, pese a estar en el área de influencia de un BIC.

Una mole tapando brisas y vistas, todo otro oprobio para una ciudad en la que ya nadie grita “que viva Cali, Chipichape y Yumbo” y por lo contrario lo que quieren algunos es ‘cambiarle la cara’ creyendo que eso es progreso, desarrollo y modernidad, ignorando que el desarrollo puramente económico suele ir en contra del verdadero progreso social y cultural, y que ya se está en una posmodernidad, en la que afortunadamente ya está pasando su etapa frívola del espectáculo, y cogiendo cada vez más fuerza el propósito de que edificios y ciudades sean sostenibles y contextuales, es decir, respetando el lugar, su clima y sus tradiciones.

Por eso en otras partes entre los nuevos derechos a reclamar está el de hacer visible la memoria urbana, e impedir que siga siendo sistemáticamente borrada. Pero en Cali se olvida que los edificios y los espacios urbanos públicos que estos conforman, son esenciales para una mejor calidad de vida al permitirles a los ciudadanos identificarse con su ciudad y su historia. Memoria que el poder de los negociantes de viviendas repetidas sin imaginación ni limite, tanto casas como edificios de apartamentos ‘en medio de la naturaleza’ que de paso ‘destruyen’, tiende a ir lavando y construyendo en su reemplazo una historia falsa, que lleva a presentar hoy una Cali cada vez más sin historia.

Sigue en Twitter @BarneyCaldas

VER COMENTARIOS
Columnistas