¿Arte?

¿Arte?

Enero 28, 2016 - 12:00 a.m. Por: Benjamin Barney Caldas

La curadora, crítica de arte y académica mexicana, Avelina Lésper, se hace esta pregunta a lo largo de cuatro ensayos recogidos en ‘El fraude del arte contemporáneo’, pequeño pero certero libro editado en Bogotá el año pasado por Libros Malpensante. En la introducción, Ángel Unfried señala cómo la autora rebate convincentemente la idea de que el “significado” prevalece sobre las obras; cómo cuestiona a fondo la enorme distancia entre las propuestas y las obras y denuncia el problema ético de la copia, y cómo desnuda la supuesta protesta de las mujeres artistas.En ‘Arte contemporáneo / El dogma incuestionable’, 2012, plantea varios dogmas de la que con toda la razón dice es la nueva religión del arte: la transubstanciación, dividida en la del concepto y la de la inhabilidad del significado; el dogma de la bondad del significado; el del contexto; el del curador; el de la omnipotencia del curador; el de “todos son artistas”; y el de la educación artística, y denuncia la estafa de ciertas escuelas de arte. Concluyendo que no se quiere ver el desfiladero al que se dirige el arte actual cuando todo es arte.En ‘Contra el performance’, 2011, deja en claro cómo se asume que quienes los hacen son artistas por el simple hecho de hacerlos en un lugar bendecido por el curador, y que cualquier cosa que hagan sin talento, técnica o capacidad creadora, o se hagan a si mismos, es arte. Acciones que se copian, repiten y desgastan llegando a lo grotesco, anunciando el fin de un movimiento que surgió como un rompimiento, pero basado en la idea de que el “significado” no requería ser comprendido, y de hecho muchas veces es poco mas que mera improvisación.En ‘Robar, plagiar, mutilar/ Formas de copia en el arte’, 2013, recuerda como desde que Marcel Duchamp invento el Reddy-made, el trabajo artístico se transformó pues declaró que el artista debería ser un pensador más que un hacedor. Incluso un hacedor de copias sin original, pues parte de objetos de producción en serie como su famoso orinal (que probablemente era una “escultura” de una amiga) que él pensó mejor llamar “fuente” y del que, ocultó tras un seudónimo que todo el mundo sabía que era él mismo, realizó no se sabe bien cuantas copias, mientras lo explicaba ya con su propio nombre, y desde luego las vendía.Y, en el último, ‘Arte y feminismo / Entre la cuota y el chantaje’, 2015, Avelina Lésper declara que estamos ante el avasallante resurgimiento mundial del fundamentalismo con respecto a las mujeres por parte de las tres religiones monoteístas, pero cómo las artistas feministas repiten los actos contra los que supuestamente se rebelan solo que al amparo de museos financiados con los dineros de los contribuyentes. Que sus obras propician lo mismo que enfrentan al explotar el tema femenino, desprestigiando un movimiento ahora más necesario que nunca.Algo similar al arte actual pasa con esa arquitectura posmodernista en la que prima la arbitrariedad de sus formas y no su objetividad, transubstanciación posible gracias al gran desarrollo de los sistemas de construcción a lo largo del Siglo XX, que ha llevado a su espectáculo, el que, al igual que los museos el arte, legítima cualquier cosa como arquitectura, dañando el contexto pre existente de los barrios de las ciudades en las que se implanta como si fuera cirugía estética. Es de lo que habla Mario Vargas Llosa en ‘La civilización del espectáculo’, 2012, aunque, curiosamente, no se refiera a la arquitectura.

VER COMENTARIOS
Columnistas