Arquitectas-1

Julio 14, 2016 - 12:00 a.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Desde la Antigüedad algunas mujeres han ejercido un liderazgo político, cívico y religioso que coadyuvó a la transformación y enaltecimiento de sus ciudades, y cuyo reconocimiento, a través de honores y monumentos conmemorativos, las llevó a formar parte de la memoria urbana de cada una de ellas. Y ahora las hay promotoras de proyectos de arquitectura, participantes en seminarios internacionales sobre el tema, jurados de concursos.Mas a diferencia de pintoras, escritoras, bailarinas y músicas, no se sabe mucho de su trabajo directamente en el complejo oficio de la arquitectura y la razón puede ser tan sencilla como que está muy vinculado a la construcción, una labor ardua, como la escultura, pero a la intemperie: un trabajo de hombres. También se sabe que estos en general se orientan mejor y cuentan con una superior percepción espacial con todos sus sentidos (cazadores al fin y al cabo) aunque las mujeres son más sensibles a los colores y por tanto a lo visual.Las arquitectas sólo aparecen en el Siglo XX y son pocas, y en países en los que el capitalismo no es salvaje ni el socialismo un fracaso. Signe Hornborg (1862-1916) e Hilda Hongell (1867-1952) en Finlandia, o Grethe Schütte Lihotzky (Viena 1897- 2000) la primera en Austria. Anna Wagner Keichline (Bellefonte, PE, 1889–1943) y su “time-and motion-saving”. Johanna Erna Else Schröder (Utrecht 1918–1992 Amsterdam), hija de Frits Schröder y Truus Schröder-Schräder, una de las primeras en Holanda, quien diseñó su famosa casa con Gerrit Rietveld, se convirtió en una notable arquitecta y enseñó arquitectura de interiores en USA. Matilde Ucelay Maortúa (Madrid, 1912- 2008) la primera titulada en España, fue Premio Nacional de Arquitectura en 2006. Norma Sophia Hayden Bennett (Santiago de Chile 1868–1953 Winthrop, MA) la primera con un título del MIT, en 1890, mas no trabajó como tal.Pero Julia Morgan (San Francisco 1872-1957) diseñó más de 700 edificios, tantos como Sinan ibn Adülmennan (Ägirnasc 1490 -1588 Istambul), el más destacado arquitecto otomano y el más prolifero de la historia, sobre el que Alif Shafak acaba de escribir: El arquitecto del universo, 2015, y que por supuesto contó con muchos colaboradores más no es probable que algunos fueran mujeres, aunque en dicha novela uno de sus aprendices si lo es pero ‘mudo’ y con guantes para ocultar sus finas manos.Frank Lloyd Wright (Richland Center, WI, 1867-1959 Phoenix, AZ), que con 433 obras los sigue de cerca, si tuvo varias. Marion Mahony Griffin (Chicago 1871-1961), graduada en el MIT en 1894, fue la primera, influyendo en las ‘casas de la pradera’ y cuyas representaciones en acuarela pronto se convirtieron en sinónimo de la obra de Wright. En su taller conoció a Walter Burley Griffin (Maywood CA 1876-1937), con quien casó y colaboró en su diseño de Canberra, nueva capital de Australia, pero a su muerte no trabajó más en arquitectura.Charlotte Perriand (París 1903-1999) tuvo una relación de más de diez años con Pierre Jeanneret (Ginebra 1896 -1967), arquitecto y diseñador, primo y estrecho colaborador de Le Corbusier, encargándose del «equipamiento de la habitación». Lilly Reich (Berlín 1885–1947) fue parte de la Deutscher Werkbund y trabajó para Ludwig Mies Van der Rohe (Aquisgrán 1886 – 1969 Chicago). Aino Maria Marsio-Aalto (Helsinki 1894-1949), una de las primeras en Finlandia y excelente dibujante, y Elsa Mäkiniemi (Elissa) Aalto (¿? 1922-1994 Helsinki), fueron mujeres de Alvar Aalto (Kuortane 1898–1976 Helsinki).Sigue en Twitter @BarneyCaldas

VER COMENTARIOS
Columnistas