¿Al fin?

¿Al fin?

Noviembre 17, 2016 - 12:00 a.m. Por: Benjamin Barney Caldas

‘Cali se queda sin andenes’ titula El País en primera página (08/11/2016) y les dedica toda una página interior. Pero la verdad es que nunca los tuvo, como se ha repetido en esta columna desde 2002 (Los andenes (?) de Cali, 25/04), al punto de que se ha dicho que cuando se construyan su autor se quedará sin tema, y de hecho ha sido el contenido directo de al menos diez columnas, y mencionados en muchísimas otras.Antes había apenas estrechas aceras y la ciudad colonial ni siquiera contaba con ellas, y los andenes de mediados del Siglo XX eran como los de los suburbios de Estados Unidos, estrechos y con una franja verde (para depositar la nieve). E incluso en algunas urbanizaciones glamorosas como Ciudad Jardín, pensada solo para los automóviles, ni siquiera los había; ni aún los hay y la gente camina por las calzadas; los que caminan claro.Puede ser que finalmente todos en Cali entiendan que un verdadero Plan Vial es para las personas y no para los carros, y que el transporte público comienza en los andenes necesariamente, y debe incluir varios sistemas. De trenes a peatones, precisamente, pasando por buses, taxis y bicicletas, las que reemplazarían a las motos, hoy todo un problema por falta de autoridad y de un eficiente transporte colectivo y la inexistencia de uno masivo.Se trata de un problema de cultura y de entender que las ciudades son su escenario, como lo señaló Lewis Mumford en 1938 en La cultura de las ciudades, y se ha repetido aquí, incluyendo lo de los andenes pues es en ellos en los que es más que evidente el respeto a los otros pero igualmente a uno mismo. Precisamente, como dice Johan Huizinga (1872-1945) “…hay que crear cultura para conservarla” (Entre las sombras, 1935, pp. 35 a 47).Los andenes son de la ciudad y no de particulares que cambian niveles y terminados, los ocupan con rampas y vados para los garajes, estacionan carros o ponen ventas. El Municipio no ejerce el control debido y por lo contrario los llena de postes y señales, y los que hace son incompletos, las rampas para silla de ruedas mal diseñadas, y las guías para los invidentes son un peligro. Y una amenaza para todos es que muchos peatones tengan que circular por las calzadas por la falta de buenos andenes.        Su orden y mantenimiento son indispensables para la seguridad de losciudadanos, pero nadie se había responsabilizado antes de esta situación, pese a que es toda una vergüenza para Cali, en donde se piensa, mal, que la movilidad EN la ciudad (no DE la ciudad) es solo la de los vehículos y que estos son apenas los carros particulares, y no primero la de los peatones.Mas el problema no es apenas cultural sino económico. No porque los andenes sean muy costosos sino por que precisamente no lo son, y por lo tanto no representan jugosos contratos como los puentes, independientemente de su necesidad. Y también es un problema social, de imagen urbana, pero la de todos los ciudadanos y no la del individualista que ‘arregla’ a ‘su’ gusto el que considera ‘su’ anden.Y por eso es un asunto político, no de la ‘politiquería’ que da votos, si no la de la polis; tampoco la de una ‘imagen’ si no la de lograr una  urbs; y una civis en donde los ciudadanos voten a favor de su ciudad. Pero más de la mitad ni siquiera vota y tal parece que tampoco caminan por ella, o al menos no por su Centro ni por sus barrios tradicionales, o lo hacen por la mitad de la calle: como en lospueblos pero sin la bella gracia de estos.Sigue en Twitter @BarneyCaldas

VER COMENTARIOS
Columnistas
AHORA EN PORTADA
El informe inicial de las autoridades indica que el canino habría sido lanzado por un balcón desde un quinto piso. Los familiares del propietario del cachorro sostienen que se trató de un accidente.
Publicidad