5-2= ‘4’

Abril 07, 2016 - 12:00 a.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Así son las cuentas en Cali. Por ejemplo, el ‘pico y plata’ resta de la circulación unos cuantos carros particulares, pero los ricos los remplazan con un segundo carro con otro número, para lo cual inclusive adquieren un tercero, o simplemente toman un Uber o un taxi; y todos estos carros se suman al tránsito totalizando casi la misma cantidad inicial, pues son pocos los que usan el MIO o que se esperan a las 10 a.m. para sumarse al trancón.El transporte colectivo por supuesto sería la alternativa real si fuera más rápido y cómodo. Para lo cual hay buscarle rutas ‘derechas’ completando el par vial de la 25-26 a lo largo del corredor férreo y por el ‘callejón’ de Las Chuchas, acabando sus dos calzadas. Y establecer horarios de estudio, trabajo, comercio y recreación repartidos a lo largo del día y no todos juntos y a las mismas horas de entrada y con salida ídem.Como dice Jorge Gamboa, asesor político en el Concejo de Cali, “hay que hacerle seguimiento a tantos juicios sensatos del nuevo Presidente de Metrocali, a ver qué tanto hace, pues es una pelea descomunal” y como él mismo lo dijo está en crisis fundamentalmente por su mal diseño y peor implementación posterior, lo que ya fue  ampliamente comentado en esta columna (MIO culpa 17/03/2016).Y  entre tanto los trabajadores de GIT Masivo, uno de los cuatro operadores, se quejan de “los turnos extenuantes y cambios de programación del personal, negativa de permisos por calamidad doméstica, despidos masivos, persecución laboral y el reajuste en el salario de este año”,  su gerente dice que “no existe ninguna persecución laboral, simplemente se hace cumplir el reglamento de trabajo” (El País, 29/03/2016).De otro lado, en lugar de sumar habitantes al desocupado centro ampliado de la ciudad se permite que se densifiquen sus suburbios, tanto de ricos como de pobres, lo que es toda una contradicción en sus términos, pues aquellos se caracterizan precisamente es por sus espacios verdes y paisajes abiertos, que implican bajas densidades, con el resultado de que se les resta calidad de vida pues tampoco se vuelven ciudad.Es lo que sucede en el sur de Cali, cada vez con más edificios cada vez más altos cada vez peor diseñados, y en donde además se piensa construir otra universidad como si con las tres que ya hay, mas los colegios ¿cuántos son? no bastara, y para peor de males en un humedal. Y con las instalaciones de la Tercera Brigada y el campo de golf del Club Campestre atravesándose de frente a su conexión vial con Cali.Un verdadero Plan de Ordenamiento Territorial no es la suma de un plan de usos del suelo más un plan vial posterior, y menos si el primero se debe al negocio del territorio, que es como Manuel Herce titula su libro de 2013, y no a la conveniencia de los ciudadanos, pues el plan vial debe ser simultáneo con el de usos, alturas y aislamientos, es decir también densidades, aspecto que nada interesa al negocio de los contratistas de obras públicas.El caso es que la planeación en Cali parece ser el equivalente de la raíz cuadrada de menos uno, o sea, imaginaria. Leonhard Euler le dio este nombre a dicho numero dando a entender que no tenía una existencia real, y Gottfried Leibniz decía que era una especie de anfibio entre el ser y la nada. Que es como llamaría Jean-Paul Sartrea su primera obra filosófica, en la que idealiza a las personas como capaces de crear sus propias leyes en contra todo tipo de estatutos. Como muchos en Cali, ¿pero los demás qué?

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad