Y, ¿Cali?

Junio 27, 2014 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Menos mal que pasamos de las elecciones al Mundial de Fútbol. Las heridas y confrontaciones entraron en receso. Los muchachos de Pékerman hicieron posible que los colombianos nos abrazáramos de nuevo y optáramos por la camiseta contra el odio. Claro que las celebraciones estallan como virus reprimidos en esta Colombia insólita y fascinante que no sabe ganar.***Sin embargo, detrás de la futbolmanía están los gabinetólogos, barajando nombres y haciendo cuentas sobre el número de ministerios que les tocan a Gaviria, Samper, Petro, Verdes y Ñoños. Esa milimetría política es lo que tiene desacreditada a la clase política colombiana. Hay que escoger a los más capaces y no cuotas por favores recibidos. Tenemos que pensar en grande, en el futuro de un país que debe superar las exclusiones, la pobreza absoluta y el injusto reparto de la tierra.***Roguemos, más bien, para que Juan Manuel Santos saque de adentro su anhelo de pasar a la historia no como el Presidente que firmó la cuota inicial de la paz con la guerrilla sino en el gran reformador de una nación que requiere un giro de 180 grados para resolver el desastre de la desigualdad, según teoría de Thomas Pikerty, autor de un libro que está revolucionando la economía moderna sobre el impuesto global de acuerdo a la riqueza.***Pero dejemos la capital, y hagamos una reflexión sobre el futuro de Cali y del Valle. ¿Quién será el sucesor de Rodrigo Guerrero? Y, ¿quién reemplazará a Ubeimar Delgado? Se afirma en los mentideros políticos, que crece la lista de candidatos al CAM: Santiago Castro, Angelino Garzón, Carlos Pinilla, Alexánder López y Carlos José Holguín, y a la Gobernación, Carlos Holmes Trujillo y Dilian Francisca Toro.***No podía ser más desolador el panorama. Superados los ‘proyectos’ populistas, que sumieron a la ciudad en la peor de las crisis y cuando la actual administración logró recuperar las Empresas Municipales y poner orden en casa con un calificado equipo de técnicos, ahora tendremos que escoger entre Carlos José Holguín, cuya gestión como secretario de Gobierno fue nula, en materia de seguridad; en Angelino Garzón, que fracasó en la Gobernación al dejarla engrampada en una deuda que puso a sus sucesores a saltar matones. Además en su función de coequipero de Santos, le puso muchos palos en la rueda al Presidente. Parecía cumplir órdenes de Uribe.***Alexánder López del Polo Democrático no lo ha hecho mal en el Senado, pero, ¿no pasará lo mismo que con Petro? La izquierda es buena para el debate, pero pésima a la hora de administrar. Preocupa también que al anodino Ubeimar Delgado lo reemplacen Dilian Francisca Toro, que aún no ha resuelto su situación jurídica, o Carlos Holmes Trujillo, que hace rato renegó de su raíz vallecaucana.***Propongo un nombre que nos ha estado rondando la cabeza a muchos caleños: Maurice Armitage (reportaje de Paola Gómez, en El País, el 4 de mayo). Exitoso empresario, apolítico, su doble secuestro lo convirtió en humanista y severo crítico del desequilibrio social. Sidoc está hoy en las grandes ligas, y su P&G es compartido con los trabajadores. Su visión de la economía colombiana es similar a la de Pikerty, el gringo que mencioné arriba. El voto de opinión, ¿no le alcanzará para reemplazar a Rodrigo Guerrero, el 1 de enero del 2016? Ahí les dejo esa inquietud.

VER COMENTARIOS
Columnistas