Vidas paralelas

Abril 19, 2013 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Pacho Santos, el muchacho alegre, bullicioso, tomador de pelo y hasta ingenuo que conocí en la redacción de El Tiempo, está irreconocible: en 8 años se transformó. Su hostilidad causa estupor, como cuando propuso utilizar descargas eléctricas para neutralizar a estudiantes revoltosos. No ahorra epítetos para descalificar el gobierno de su primo Juan Manuel y ahora, que se cree el Maduro de Uribe, ha recargado la artillería verbal contra el proceso de paz, y al iniciar su campaña presidencial, ordenó unas vallas polémicas para torpedear los diálogos. ***Los lazos de la sangre son indisolubles y, Pacho y Juan Manuel, son hijos de dos hermanos, Hernando y Enrique Santos, casados con dos hermanas, Elena y Clemencia Calderón. Más que la política, el periodismo hace parte de su ADN. Eduardo Santos Montejo, presidente de Colombia (1938-1942), le compró El Tiempo a su cuñado Alfonso Villegas. Su hermano Enrique, el famoso Calibán, fue el padre de Enrique y Hernando, que desde niños, iniciaron su ‘aprendizaje’ corriendo por la sala de redacción y los linotipos en el edificio de la Caracas. ***El presidente Eduardo Santos se casó con Lorencita Villegas, con quien tuvo una hija que murió siendo niña. Como no dejó herederos, los hijos de Calibán pasaron sus vidas en el ajetreo de la noticia. ***La profesión jamás le quitó los buenos modales a Enrique Santos. Y aunque fue famosa su posición de ultraderecha, su olfato periodístico estuvo por encima de cualquier ideología. Sus hijos: Enrique, Luis Fernando, Juan Manuel y Felipe tomaron rumbos diferentes: Enrique se rebeló contra el establecimiento y fundó Alternativa, revista de izquierda, pero su vena periodística la volcó en la columna Contraescape. Luis Fernando convirtió El Tiempo en el emporio que es hoy. Alejandro, el hijo de Enrique con María Teresa Rubino, dirige la revista Semana. ***Hernando Santos, era la antítesis de su hermano Enrique: un diletant. Padre amoroso y excelente anfitrión: en su casa mezclaba intelectuales con toreros, izquierdistas con pintores y músicos de la talla de Rafael Puyana. Los hijos de Hernando, son: Rafael, mano derecha del tío Enrique en la Redacción; Juanita, casada con Roberto Pombo, actual director de El Tiempo; Hernando, cardiólogo; Guillermo, experto en sistemas; el Vice Francisco, Camilo, el piloto y Adriana. ***Para ser consecuentes, y a pesar de que Juan Manuel quiso ser Presidente desde joven y que su formación en las mejores universidades de Londres y EE.UU., lo catapultaron a tres ministerios, nadie pensó que este clubman llegara a defender a sangre y fuego la devolución de tierras a los desplazados, ni que se jugara todo por la paz, ni que tuviera los cojones para no convertirse en un clon de Uribe. ***Tampoco creímos que Pacho fuera vicepresidente de Colombia, y que eso le generara el cambio de su personalidad. Las vidas paralelas de estos dos hombres representan la polarización que hoy vive el país. Entonces, ¿cómo esperamos la reconciliación de los campesinos que perdieron sus tierras a manos de guerrilla y paras, o las madres que claman justicia por los falsos positivos o los soldados mutilados por las minas antipersona? ***Entretanto: Apoteósico el homenaje a Soffy Arboleda en el Inter. Sin discursos, solo un ameno anecdotario sobre su vida. Lo mejor del menú: la sopa de tortilla de Carlos Ordóñez y Marlen Bonilla. La nota más alta: la de la soprano Natalia Vanegas en el brindis de la Traviata.

VER COMENTARIOS
Columnistas