Treintañera

Treintañera

Noviembre 02, 2012 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Esa Cali que se nos escapó de los dedos, y que se ha convertido en esta urbe caótica, es sólo una referencia para decir que éramos felices en ese pueblo grande con aires cosmopolitas, donde había festivales de arte, manifiestos nadaístas, charlas en el Sigmund Freud y también vespertinas bailables en el Club San Fernando y rumbas en Honka Monka y Séptimo Cielo.***Oíamos boleros y de pronto un son cubano. Bailábamos ‘chick to chick’ con la Sonora Matancera, la orquesta de Solari y Lucho Bermúdez y Matilde Díaz. La salsa habría de irrumpir años mas tarde. Fue un personaje inolvidable, Julito Correa, el que nos inició en la música clásica, en su programa de Radio Pacífico. ***Gracias al maestro de música del Liceo Benalcázar, el muy refinado Julio Correa, los caleños oíamos a Chopin, Mozart y Beethoven, y empezamos a entender la diferencia entre una sonata, una obertura y una sinfonía. Pero lo que habría de consolidar nuestra afición por la música clásica fue en 1979, cuando la emisora de la Fundación Carvajal inicio la emisión de 24 horas en su frecuencia AM.***En 1976, Amparo de Carvajal viajó a Nueva York con sus hijos, y mientras ellos aprendían inglés, ella se matriculó en Adelphi University, donde estudió ballet, danza contemporánea y crítica de arte. El resto del tiempo, oía música clásica en la WNCN que transmitía conciertos las 24 horas. “Ojalá en Cali pudiéramos tener algo así”, pensó, y se fue a la emisora, habló con el gerente y le pidió conocer su funcionamiento para “montar una emisora igual en un pueblo de Colombia”. En dos meses aprendió lo necesario. ***En 1978, Amparo presentó a las directivas de la Fundación Carvajal el proyecto para crear una emisora. Con su aprobación llegó hasta Radio Libertador, en la Calle 15 con Avenida 4 y negoció la frecuencia AM (HJMC 1.290 Khz). En 1985 adquirió los equipos de transmisión para una emisora en FM, frecuencia 88.5 Mhz, que es la que existe hoy.***A las 5 a.m. la programación se iniciaba con valses e iba in crescendo con el repertorio clásico universal. Antes de que surgiera Radio Sutatenza, muchos jóvenes hicieron allí el bachillerato por radio, con el aval del Ministerio de Educación. También, programa de salud mental con la Univalle y contabilidad con el Sena. El maestro Simar tenía un curso didáctico con el nombre de ‘Hablemos de música’.***Con el correr de los años, la emisora ha ido adaptándose a la evolución de la Cali del Siglo XXI, sin omitir su esencia de difundir las obras de los grandes genios como Bach, Mozart, Beethoven hasta Mahler, al mediodía se escuchan sinfonías y oberturas, a las 9 p.m. el Gran Concierto y en la noche de 11 a 12 p.m. música de Cámara, tiene además el ciclo del folclor del mundo, folclor latinoamericano, jazz, boleros, tangos, salsa. Transcripciones de emisoras del mundo. Guía musical ilustrada, los domingos inicia con un salmo y los conciertos de Bach. Hoy tiene 50 mil obras digitalizadas. La emisora no sólo la oye el estrato 6, tiene una cadena de taxistas que reportan sintonía diaria.***Entretanto: La caricatura del año: la de Mheo sobre el huracán de New York, New York. La mejor columna sobre el proceso de paz, la de Cristina de la Torre en el Espectador, donde la canta la tabla a la guerrilla sobre el negocio de la droga. El mayor exabrupto: la solicitud del procurador Ordóñez de la lista de mujeres que han abortado. La noticia más insensata: el retiro de María Elvira Bonilla de Kien&ke.

VER COMENTARIOS
Columnistas